lunes, 13 de febrero de 2017

Tiempo y espacio.

A veces solo necesitamos un poco de tiempo y espacio. 
A veces solamente necesitamos el tiempo preciso para decidir, para saber si tenemos que arriesgar o no, para saber si es demasiado tarde o quizá pronto para arriesgarse. 
A veces solo necesitamos saber exactamente en qué punto de la historia nos encontramos y hacia dónde queremos dirigirnos, saber los errores que hemos cometido y pensar en la manera de arreglarlo en el corto o largo tiempo que nos queda. 
A veces solo necesitamos mirar ese reloj y ver la manera en que se están consumiendo las horas, solo necesitamos dejar que el tiempo se consuma y nos consuma a nosotros. 
A veces solo necesitamos una tregua, un poco más de margen, más tiempo. A veces solo necesitamos respirar profundo antes de continuar con el camino que hemos decidido recorrer. 
A veces necesitamos ese espacio que nos hace fuertes, que nos hace vitales, que nos mantiene en pie pese a todo.
A veces solo se necesita un poco de libertad, de distancia. Quizá lo único que se necesita, de vez en cuando, es dejar que la herida se abra, que vuelvan los recuerdos y que alejarnos de todos. 
A veces simplemente necesitamos la comprensión del silencio, de la soledad, de las miradas con los ojos cerrados, de los abrazos a distancia y del tiempo callado. 
A veces simplemente necesitamos un poco de tiempo para comprender todo ese tiempo que hemos malgastado mientras nos intentábamos hacer a la idea de que lo incorrecto era lo correcto.
A veces simplemente necesitamos un poco de espacio para comprender todo lo que nos hace falta cada día, todos los abrazos que nunca están de más, todos los besos que cuando quitan el aire nos lo dan, todas las caricias que curan más que una tirita y todos los motivos que tenemos a nuestro al rededor para seguir pintando una sonrisa en nuestra cara. 
A veces solo necesitamos un poco de tiempo y espacio. Y ser nosotros mismos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario