lunes, 18 de julio de 2016

Empezamos. Volvemos a empezar.

Empezamos poco a poco, con miradas cómplices y sonrisas silenciosas. Empezamos poco a poco de nuevo porque a prisa ya nos fue mal una vez. Empezamos poco a poco porque el miedo nos gana lentamente. Empezamos poco a poco porque los errores nos recuerdan lo malo, porque lo bueno tiene que estar por llegar. Empezamos poco a poco, suavemente y con delicadeza, con valentía, fuerza y ganas. Empezamos.
Y si nos equivocamos ya no nos tenemos miedo, ya nos tenemos paciencia, ya nos queremos un poco más fuerte, ya nos dejamos ir sin miedo a perder porque ganar tiene un bonito sabor.
Y nos tenemos ganas, ganas al máximo, ganas de cada uno de nosotros. Y nos miramos a los ojos porque querernos es nuestro mayor fuerte, porque tenernos es nuestro regalo favorito. Y nos dejamos ir, fluyendo entre el aire. 
Pero volvemos a empezar sin miedo a nadie, volvemos a empezar desde la primera mayúscula y dejamos fluir las nubes en el medio de nuestro mar. 
Y volvemos a empezar. Y empezamos por miradas inocentes y sonrisas cómplices. Y empezamos por palabras que dicen todo y risas escandalosas. Y volvemos a empezar porque me encantas. 


lunes, 11 de julio de 2016

Prométeme...

Prométeme que nunca te irás, que siempre seguirás aquí pase lo que pase, que siempre cantarás mi canción favorita antes de dormirme, que me sacarás de mis casillas y me echarás la bronca cuando haga algo mal. Prométeme que pase lo que pase siempre serás mi mayor punto de apoyo, que estarás ahí conmigo en los momentos más felices y que serás mi guía en los no tan buenos. Prométeme que después de cada pesadilla tú estarás a mi lado acunándome para calmarme y que me secarás las lágrimas cuando las heridas se abran y duelan. Prométeme que ningún día de mi vida estarás lejos aunque estemos a muchos kilómetros de distancia, que siempre tendrás un rato para escucharme en silencio y para que te cuenta sin palabras. Prométeme que me mirarás y con tus ojos, sin decir nada, me tranquilizarás. 
Prométeme que nunca te vas a ir, por favor. Prométemelo porque yo sin ti no puedo, no puedo ni quiero. 
Prométeme que siempre seguirás siendo la mejor de mis consejeras, mi mejor amiga, mi compañera, mi confidente. Prométeme que nunca abandonarás mi barco, prométemelo. 
Porque sí, sé que algún día todo acabará. Tú te irás y yo me quedaré aquí pero... pero que también sé que del todo ya no vas a ir porque aquí queda tu promesa, la promesa de cuidarme siempre, de protegerme siempre, de ayudarme siempre, de guiarme siempre, de acunarme siempre, acurrucarme siempre, de espantar mis miedos y pesadillas... 
Porque me prometiste desde el minuto cero que siempre me cuidarías y sé que, pase lo que pase, esa promesa SIEMPRE va a prevalecer. 
Siempre.
Para siempre. 

lunes, 4 de julio de 2016

Eternidad. Tú + yo.

¿Y quién sabe si estamos cayendo de nuevo o no?, ¿quién sabe ahora que esto que surge es distinto o lo mismo que antes?, ¿quién nos puede decir que no cuando a gritos estamos pidiendo que sí?, ¿quién es nadie para juzgar todo esto, decirnos que no podemos, que debemos parar?
¿Qué sabe nadie lo que a gritos callamos, lo que en silencio nos contamos, lo que al mirarnos sabemos?, ¿qué sabe nadie de ti y de mi, de nosotros, de nuestros miedos, de nuestros defectos, de nuestras imperfecciones?
Y dime, ¿qué perdemos intentándolo de nuevo?, ¿cayendo en el precipicio del "dejarse llevar"?, ¿dejándonos llevar por el murmullo de las olas que nos envuelven y nos hacen ser uno otra vez?
Dime, ¿qué perdemos cuando nos miramos sin abrir los ojos, nos tenemos sin tocarnos, nos sentimos sin sentir, nos cantamos sin mover los labios, nos dejamos llevar sin haber ido nunca?
¿Y si nos dejamos ir a donde el destino nos lleve?, ¿y si dejamos que el mundo nos envuelva y construya nuestro rumbo?, ¿y si soñamos con ese futuro aún por escribir?, ¿y si lo escribimos juntos?, ¿y si borramos la primera parte de nuestra historia, la arreglamos y comenzamos de nuevo?
Rompamos los miedos, rompamos las ataduras, las telarañas frágiles. Hagamos de cada instante un momento eterno, aunque dure segundos. Hagamos de cada momento una eternidad, porque nada es más grande que tú+yo y la eternidad. Porque la eternidad siempre será nuestra, porque se construye con pedacitos de los dos, porque se construye de todos esos momentos, porque la construimos si queremos. Porque hoy nos lo mereces, nos merecemos los días y las noches. Nos merecemos toda la eternidad.
Eternidad.
Tú + yo.