lunes, 29 de febrero de 2016

Sonríe.

Sonríe hoy. Sonríe hoy porque puedes hacerlo, porque todavía no es demasiado tarde, porque merece la pena hacerlo, porque es fácil, porque no cuesta tanto, porque te lo mereces, porque la gente se lo merece. 
Sonríe porque sabes de sobra que los sueños se cumplen, porque vale la pena luchar, porque siempre hay una recompensa, porque pudiste o podrás, porque sí, porque sin más.
Sonríe porque siempre hay una salida, porque la vida es menos oscura de lo que parece, porque sonreír es gratis. 
Sonríe porque la vida huele bien, porque sabe bien, porque sienta bien, porque cuesta poco, porque es el perfecto perfume cotidiano. 
Sonríe porque no hay nada mejor que una sonrisa, porque es el mayor tesoro, la curva más bonita, el mayor tesoro, el mejor premio para alguien. 
Sonríe porque ensancha el alma, doblega los miedos, revive la esperanza, conserva la juventud, renueva las pilas. 
Sonríe porque hay gente que merece verte sonreír, porque eso te hace fuerte, porque eres fuerte, porque tienes la sonrisa más bonita del planeta solo por ser tuya. 
Sonríe porque quiero que seas feliz, porque te mereces ser feliz, porque eres feliz.
Sonríe cuando nadie creía que podrías, cuando consigas superar todos los obstáculos e, incluso, cuando algo se interponga en el camino. Sonríe cuando todo se ponga difícil, cuando llueva demasiado, cuando lo malo no te dé una tregua. 
Sonríe. Simplemente sonríe.
Así, como lo estás haciendo ahora. Así, como alguna vez lo hiciste. Así, sinceramente. Sonríe. 


lunes, 22 de febrero de 2016

Nunca. Siempre. Hacia delante.

Cuando tengas miedo, cuando sientas que todo esta perdido, cuando el final cada vez se distancie más, cuando los motivos para abandonar la lucha sean más fuertes que los motivos por los que seguir, cuando ya no quede nada, cuando ya no quede nadie, cuando las fuerzas se agoten, cuando el tiempo se vaya consumiendo, cuando el sol poco a poco se vaya escondiendo, cuando las lágrimas broten, cuando el corazón se rompa, cuando nadie crea en ti, cuando ni tu misma confíes, cuando todo se complique, cuando todo se vaya a la mierda, cuando nada salga bien, cuando nadie entienda nada, cuando ni tú te entiendas, cuando no tengas ánimos, cuando no tengas ganas, cuando desesperes, cuando todo haya cambiado por completo vuélvelo a intentar. 
Cuando todo esté mal busca la forma de ponerlo bien, cuando tengas miedo abrázate fuerte el corazón y piensa que después de la tormenta llega la calma, cuando creas que el final está cada vez más lejos da un paso más grande y siéntelo más cerca, cuando ya no tengas fuerzas siéntate y descansa, toma aire y cuando te veas con ánimos continúa; cuando el tiempo se acabe para el cronómetro un rato y continúa sin él, haz trampas de vez cuando porque nunca bien mal; cuando ya no quede nadie siente que aún quedas tú y  cuando pienses que ni tú estás mira al cielo y piensa que mañana el sol volverá a salir y te volverá a sonreír, pase lo que pase; cuando las lágrimas broten déjalas caer, deja que éstas poco a poco limpien tu cara, que recorran tus mejillas, que rieguen el suelo, que te acaricien el alma; cuando el corazón esté roto busca los pedazos y únelos de nuevo, sin miedo, con ilusión y con la esperanza de volver a empanza aunque ésta se quiera esfumar y dejarte en el olvido, mantenla contigo; cuando no tengas nada piensa que hay gente en situaciones peores, en situaciones tremendamente peores y empieza a valorar las pequeñas cosas, esas que sin saberlo son eternas, eternas y extremadamente necesarias, piensa que siempre quedará algo, desde la sonrisa de un niño hasta el aire que nos despeina, piensa en las pequeñas cosas que nos hacen grandes.
Nunca desesperes, nunca. Nunca pierdas las ganas de seguir porque igual que cada noche el sol se esconde, la luna nos cuida y las estrellas iluminan el cielo. Nunca pierdas las ganas porque siempre hay algo por lo que luchar, siempre. Nunca pierdas la fé porque ella mueve montañas. Nunca pierdas la fé porque es valiosa. Nunca pierdas la fe en ti, porque nadie mejor que tú te conoce dentro de lo desconocido. Nunca pierdas la fe porque los sueños si se quieren de verdad se cumplen. 
Nunca abandones, por muy difíciles que se pongan las cosas. Nunca, nunca, nunca dejes de soñar, de creer, de avanzas, de respirar y continuar, de fallar y aprender, de perder y de ganar, de esperar y no desesperar, de siempre, siempre, siempre... mirar hacia delante. 


lunes, 15 de febrero de 2016

Héroes.

Hoy va por todas esas personas que son nuestros héroes, que siempre saben como rescatarnos, como sacarnos a flote en un mal momento, que son un motor, el mayor punto de apoyo, que pese a todo y a todos siempre están ahí, que no le importan las circunstancias, lo que ellos estén viviendo; que no les importa nada, que siempre llevan la sonrisa más bonita y sincera pintada. 
Hoy va por esos héroes que no llevan un traje ajustado, sin capa ni gomina en el pelo, sin careta y sin guantes. Hoy va por esos héroes que lo pasan mal de verdad, que se visten como pueden, que se peinan como cuadra y que su mayor tesoro es la esperanza. Hoy va por esos héroes que, a pesar de todo, siempre saben como estar ahí para las personas adecuadas. 
Hoy va por esos héroes que se levantan en diferentes rincones del planeta y salen a la calle a luchar. Salen a la calle a luchar por ellos, por nosotros, por quienes les importan. Esos héroes que salen a la calle con ellos y sus circunstancias, que saben que igual hoy no es el día pero que en algún momento será. 
Hoy va por mis héroes, por mis héroes favoritos que no aparecen en los cuentos clásicos, que no aparecen en las películas, ni en las revistas, ni en los periódicos o en la televisión. Hoy va por esos héroes que no solo son masculinos, sino que también existen en femenino. Hoy va por esos héroes anónimos, que quieren pasar desapercibidos por la historia del mundo, que no quieren hacer ruido ni daño, que se preocupan de lo suyo y de los suyos. Hoy por esos héroes que pasaron sin pena ni gloria, que lo intentaron y quizá fallaron pero que nunca se rindieron, por esos que hoy ya no están, que pasaron desapercibidos. Hoy también por esos que sí están pero van y vienen en silencio, que no tiene nombre, que son alguien más; por esos que vendrán, que lucharán y quizá pierdan o, tal vez, ganen.
Hoy por nuestros héroes anónimos, esos que no tienen nombre pero sí esperanza, que gritan en silencio, que vuelan sin capa, que dan la cara, que son valientes. Hoy por nuestros héroes con el superpoder de la constancia y la superación, de los sueños por cumplir y la esperanza que nunca se pierde. 
Hoy por ellos. Hoy por los héroes.

lunes, 8 de febrero de 2016

Todos los caminos nos conducen a nuestra Roma.

Igual todos los caminos nos conducen a Roma o igual no. Igual los caminos nos conducen a la ilusión, las ganas de algo, los sueños por cumplir, la esperanza, los recuerdos buenos o malos, las canciones, los conciertos, las letras, los poemas, los libros que hemos leído y aquellos que nos quedan por leer, las historias que has escuchado por aquí y por allá y todas esas que aún nos quedan a ti y a mi por contar. 
Igual toda esa Roma a la que se llegan por todos los caminos es la Roma de lo bueno que está por venir, es el camino de la constancia hacia algo, el camino que hay que recorrer para que Roma sean los sueños por cumplir, las historias por leer, las risas por compartir, las películas que ver y los poemas por escribir. 
Quizá Roma sea lo que no eres ahora pero que algún día quieres llegar a ser, lo que ojalá algún día se cumple, lo que está por construirse, lo que no existe todavía. Quizá Roma no es ahora, pero seguro que pronto será.
Igual es que Roma está en todas las direcciones y se debe elegir un camino para llegar hasta ella, para admirar su belleza, para ilusionarse y sonreír por haber llegado. Igual es que Roma te está esperando desde siempre, desde que eras un pequeño motor que alimentaba la ilusión de mucha gente. Igual es que tú eres la Roma de tus padres, la Roma de una persona con la que compartir los días, la Roma de un sueño, la Roma de algo que está por llegar. 
Creo que Roma no es únicamente una ciudad, de hecho estoy segura de que no lo es. Creo que Roma es todo eso que se quiere conseguir y todos esos caminos que llevan a ella son las rutas, los caminos, los obstáculos que debemos superar para llegar a ahí, para llegar hasta el final, para llegar a nuestra Roma.
Igual todos los caminos nos conducen a nuestra Roma

lunes, 1 de febrero de 2016

Arriesga, arriésgate.

Arriésgate, por favor. Arriésgate. Toma decisiones porque sí, porque quieres, porque te salen de dentro. Actúa por impulsos, libérate, déjate llevar. Arriésgate. 
Arriesga, no pienses en lo que vendrá después, no pienses en tus miedos, no dejes que éstos sean más fuertes que tus ganas. Arriesga. Arriesga y, aunque sea, pierde. Pierde pero inténtalo. Vuelvo a intentar. Síguete arriesgando, sigue insistiendo y persistiendo. Gana, al final de todo esto: gana. Gana y sonríe porque merecerá la pena. Gana. 
Mira el presente, no el futuro. No mires al futuro como una consecuencia de tus decisiones y actos del ahora. No, ni siquiera mires al futuro, no merece la pena. Mira el presente, el ahora, lo que tienes, lo que quieres, lo que vales, lo que necesitas. Mírate ahora y no pienses en lo que podrás ver en un futuro. ¿Quieres algo?, ¿lo quieres realmente? Pues ve a por ello, que nada te detenga, que nadie te diga que no, que nadie diga que no puedes porque es una completa tontería. Claro que puedes, todo lo que quieras lo puedes conseguir, aunque tarde un poco más no importa porque para que algo llegue o suceda solo tienes que desearlo un poco más. Puedes y lo sabes. Puedes de sobra. Puedes. Puedes y solo debes tener la convicción de que es así, que no estoy diciendo puras tonterías porque es lo que quieres escuchar. No. Puedes. 
Porque puedes, arriésgate; arriésgate y que le den a los demás. Eres tú ahora. Eres tú aquí. Eres tú, solamente tú. Tú. Arriésgate y continúa con la vida. Arriésgate y construye nuevas metas. Equivócate y aprende de los errores. Reconstrúyete a ti misma. Nunca mires atrás y tampoco hacia adelante. Siempre mírate ahora, siempre en presente, nunca en pasado, nunca en futuro. 
Arriésgate, decide. Arriésgate. Nuestra vida es solo nuestra, nos pertenece y nosotros somos los responsables de cada una de nuestra decisiones, somos responsables de nuestros actos, de nuestros gustos, de nuestros errores, de nuestro presente. 
Arriésgate. Ahora. Hazlo ahora porque quizá mañana sea demasiado tarde. Dan igual las consecuencias, dan igual los posibles errores. Arriésgate porque nunca sabes todo lo que viene después. Arriésgate porque si no lo intentas nunca lo sabrás. Arriésgate porque quien no lo hace no gana. 
Arriesga ahora. Arriesga tú. Arriesga por el presente. Deja el pasado y el futuro. Decide ahora porque el tiempo perfecto es este. Arriesga. Inténtalo. Arriesga.
Arriesga tú, por ti y para ti. Arriesga.