viernes, 27 de marzo de 2015

Morriña.

Echo de menos el cielo gris despejados de grandes edificios, el olor a tierra húmeda cuando las lluvias habituales se hacen presentes. Extraño niños correteando sin miedo por las calles, la sonrisa amable de la gente, las voces familiares. Añoro la pura vida natural, no tener que preocuparme porque el semáforo está en  rojo, el olor a limpio de los parques. 
Echo de menos el echar de más, el ver a la gente de siempre donde siempre, el escuchar las broncas de mamá, las locuras de papá y los abrazos melosos de la abuela. 
Extraño a los mejores aunque no se lo diga todo el rato, extraño volver a la rutina antigua cada lunes y odio el acostumbrarme a las cosas nuevas. 
Quiero volver y cuando vuelvo me cuesta marcharme. 
Llevo en vena el mal tiempo y el buen humor, la hospitalidad y el cariño por la naturaleza. Llevo en la cara la sonrisa sincera y el amor a los míos. Llevo en la cabeza el respeto por la tierra, el cielo y el agua. 
Extraño porque tengo morriña, amo porque estoy lejos y cuando estoy cerca amo aún más.

Lo mío es montaña, río y lluvia pero tal vez lo tuyo sea puro mar, calor y sol... Da igual, el sentimiento es el mismo. 

martes, 17 de marzo de 2015

Eres. Eres tú.

Eres el perfecto motivo imperfecto por el que mi sonrisa es imperfectamente perfecta. Eres ese cigarro infumable al que doy caladas en cada fiesta. Eres ese cielo gris en un día cálido. Eres el viento ajetreado que no tiene prisa por llegar a ningún lugar. Eres ese idéntico polo que ojalá fuera opuesto para tenerte más cerca de lo que ya te tengo. Eres la risa contagiosa en el peor momento del día. Eres la canción más triste en el momento más inoportuno. Eres la magia en la que no creo. Eres el amor que no existe. Eres la contradicción menos contradicha. Eres todo lo que quiero y no tengo. 
Eres tú. 
Soy yo. 
Somos nosotros. 
Somos ellos. 
Eres todo cuanto no puedo tener. Eres la ecuación de séptimo grado de la que no encuentro fórmula. Eres la alegría de una mañana de Lunes. Eres el sueño en una noche de sábado. Eres las ganas de levantarse pronto un domingo. Eres la sonrisa más melódica y disonante del planeta. Eres lo más bonito entre lo bonito. 
Eres tú. 
Eres tú lo que quiero.
Eres tú lo que no tengo.
Eres tú lo que quiero tener pero no puedo obtener. 
Eres tú.