sábado, 28 de febrero de 2015

Finales con nuevos comienzos.

Decir adiós nunca es fácil, sea por el motivo que sea. Extrañarás todo eso que llega a su fin, odiarás las despedidas, añorarás el poder volver a empezar o, tal vez, el retomarlo donde lo dejaste.
Da dolor el ver la palabra fin en tu película favorita, en tu serie favorita o acabar de leer ese libro que tanto te estaba gustando. Queda, tal vez, la posibilidad de volver a empezar, pero está claro que no es la misma ilusión que al principio. 
Todo te ha cambiado. Esa historia te ha cambiado, te ha marcado de una u otra forma.
Cuesta decir adiós a una persona que ha sido parte importante en tu vida, que de una manera y otra te ha dado grandes lecciones, te ha sacado una sonrisa en tus peores momentos, te ha desesperado en muchas ocasiones pero con la que jamás llevarías a enfadarte.
Se va y te deja un bonito recuerdo. Se va y te deja lo mejor dentro de ti: el haberte regalado sus pocos pero intensos momentos, el haberte permitido hacer tuyos tantos buenos momentos, el haberte dejado tanto suyo en ti. 
Algo debes tener claro: con cada final llega el comienzo de una nueva historia, ¿quién sabe cómo será la continuación? Solo atrévete a descubrirlo porque estoy totalmente segura que, venga lo que venga, una nueva lección la tienes asegurada. 

domingo, 1 de febrero de 2015

Futuro. Destino. Camino.

Lento. Pausado. A tiempo. Poco a poco. Te extraño. Te quiero. Lejos. Cerca. A instantes. A momentos. 
Con nada que decir y mucho que hacer. Con miedo. Con pudor. Con sentimentalismo. Renovar lo caducado. Caducar lo recién renovado. 
¿Dónde vamos a parar? ¿Dónde vamos a llegar? ¿Cuándo vamos a empezar? ¿Cuántas conversaciones nos quedan? ¿Cuántas guerras de sonrisas nos vamos a declarar todavía? ¿Cuántas almohadas nos dividirán? 
Mentimos. Engañamos. Sufrimos. Destrozamos. Pensamos. Nos pensamos. Tan cerca, tan lejos. 
Yo pienso en un ojalá, tú en un quizás. Yo tengo miedo, tú no te atreves. Yo coloco mi pelo tímidamente detrás de la oreja, tu agachas la cabeza. 
Nos miramos. Somos dos. Un mismo "bom, bom".
Quizás exista un futuro. Quizás sea un mismo futuro. Quizás tengamos un mismo camino que recorrer. Quizás tengamos una misma meta. Quizás seamos nuestro propio final. Quizás estemos por escribir una historia idéntica pero a la vez muy diferente.
Tímidos. Intimidados. Egoístas. Muy nuestros. Muy de nosotros.
¿Dónde vamos a llegar? No lo sé. Llegaremos hasta donde nosotros mismos queramos. Llegaremos lejos. Llegaremos cerca. Llegaremos a un punto en el deberemos detenernos. Llegaremos a ese punto y continuaremos. Continuaremos juntos. Continuaremos, tal vez, lejos. Continuaremos, tal vez, distantes. Continuaremos, solamente eso. 
Llegaremos a donde queramos llegar, juntos o separados. 
Lento. Pausado. A tiempo. Poco a poco. Te extraño. Te quiero. Lejos. Cerca. A instantes. A momentos.