miércoles, 26 de febrero de 2014

Hasta siempre Paco, Paco de Lucía.

Amanecía el mundo con el canto de los gorriones recién desperezados, nuevo día, un veintiséis más de febrero pensaría cualquier persona... hasta que la mala noticia comenzó a correr como corren los peces en busca de los mejores lugares de alimento.
Una guitarra lloraba una partida, la partida de ese que fue su amo, la huida a un mejor lugar de quien la domó. Seis cuerdas ya no volverían a ser amansadas así, seis cuerdas dejarían de ser testigos de una grandiosa pasión: el flamenco. 
Un mito muere para nacer la leyenda. La música llora, la cultura lamenta, una guitarra sufre. Sufre el desasosiego de saber que su amo jamás le volverá a "hacer el amor" musicalmente. El último acorde ya fue tocado, la última composición ya fue estrenada, el punto final ya fue marcado...
Nuevo párrafo que escribir, párrafo para el recuerdo, la glorificación, el reconocimiento. Es tiempo de la reflexión, de crear la leyenda, una leyenda que él mismo se encargó de construir. 
Hasta siempre Paco, Paco de Lucía. 

jueves, 13 de febrero de 2014

Recuerda: "el tiempo pone a cada uno en su lugar."

Me cansé de que me critiques, de que me juzgues sin sabe. Me harté de que hables cuando no te toca, de que des tu opinión cuando nadie te la ha pedido. ¡Hasta los huevos estoy de que te metas con mi gente, de que los mires por encima del hombro! Poca educación es lo que tienes. Fardas de sabiduría, pero te falta por aprender lo que es llevar hostias en la vida. Crees tenerlo todo y te falta el verdadero cariño. Crees tener lo mejor y te falta no tener nada. 
Cállate, hostia. Métete la lengua en el culo, opina de ti misma y deja de opinar sobre lo que viven los demás. 
¿Tanto te importa cómo coño me vayan las cosas? ¡No me lo puedo creer! Si no me quieres en tu vida, no me tengas constantemente en tu sucia boca.
Perra, zorra. Cierra la boca. Déjame vivir, déjalos vivir. ¿Qué te pica? ¿Tanto te importa que sí sepa vivir sin tu presencia? ¡Coño, deja de mirarme, que me gastas!
Uy, que me estás mirando. Vaya... parece que te gusta como visto, ¿no? Anda, vete a pastar al monte.
Te voy a enseñar una lección: preocúpate por ti, no hables de mi porque quizás sé taaaanto de ti que podría joderte demasiado. No soy rencorosa pero sí vengativa, vengativa con quien me toca mucho los ovarios y tú me estás hartando. ¡Vete a joder a tu madre, gilipollas!
Mira, hagamos un trato: tu vives tu mierda de vida, me dejas vivir la mía y cierras el pico para vivir todos en paz.
Ah, no, que eso en ti es imposible. El caso es criticar. Ea, critica, critica. Ya veremos luego quien lleva las de perder.
Por favor, deja tener a cada uno una personalidad y no quieras tener la de todo el mundo. ¡Deja vivir a la humanidad, carai! Ea, a fregar, chata, a fre-gar.
Recuerda: "el tiempo pone a cada uno en su lugar."