lunes, 28 de octubre de 2013

Adorablemente infinito.

Me cansé de rogarte que no te fueras, que volvieras. Juré olvidarte y me estanqué en el "quererte". Sabes que no lo niego, que digo por ahí que tus ojos no son los más bonitos pero que tu sonrisa es el perfecto motivo por el que tener una ilusión. 
Mantienes que el infinito no existe y yo voy aclarándote que todo lo que no se puede expresar con números así lo es, por eso te quiero infinito. 
Te quise, te quiero y te querré durante un tiempo indefinido, hasta que quizás un día que diga "hasta aquí".
Me cansé de esperar algo que no va a regresar y tampoco tengo gran problema. Solo sé que lucharé por encontrar otros motivos de sonrisas y que llegará otra razón por la que se cree un "infinito".
A fin de cuentas tú acabaste siendo un error en la vida, un perfecto error del que no me arrepiento, al menos por el momento. 
¿Quieres saber lo que eres? Eres la perfecta razón para sonreír de manera infinitamente adorable. Adorablemente infinito.


sábado, 26 de octubre de 2013

Simplemente estás improvisando.

Todo está oscuro. No hay salida o, al menos, eso te parece a ti. Las cosas se complican. El miedo a perder es más fuerte que las ganas de triunfar. La vida tiene el sentido que tú no encuentras. Todo está más complicado de lo que esperas. 
¿Quién es la persona que te anima a seguir? Tú crees que nadie. Sientes que te ahogas en un vaso de agua. Notas como la mente que nubla, las ideas no fluyen y las puertas por las que puedes huir se van cerrada poco a poco. 
¿De verdad crees que no hay alguien que te está apoyando incondicionalmente? ¿No crees en la equivocación? ¿No crees que quizás hay algo que te demuestra que puedes seguir y que debes luchar? ¿Dónde quedó aquella Cristina? ¿Dónde?
No importa la irresponsabilidad. No importa la locura. No importa el salir o quedarse en casa. No importa el sentirse sola.
¿Sabes por qué? 
Porque no eres irresponsable, simplemente de vez en cuando desfasas un poquito. No es locura, es felicidad que supera límites desconocidos para muchas personas. Importa el salir, disfrutar de la compañía. Importa el dejar atrás la soledad. No importa el sentirse sola porque tienes al menos una persona a tu al rededor que, sin darte cuenta, te hace la persona más dichosa en toda la faz de la tierra.
¿Puedo darte un consejo? No importa nada más que el que tú seas feliz. No importa lo que los demás piensen siempre que tu sonrisa siempre esté ahí. No importan las "irresponsabilidades". No importa más que la presencia de tu mayor punto de apoyo. La mejor otra parte de ti. 
Date cuenta, no estás sola y no estás haciendo nada mal. Simplemente estás improvisando tu propia vida.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Hoy llueve en mi.



Días de lluvia son días en los que esa persona que te vio crecer no está y te hace falta, son los pájaros escondidos en sus casas. Son, simplemente, gente corriendo de un lado al otro, sin paraguas, y con el único objetivo de atravesar toda la barrera de gotas para llegar a sus hogares y evitar que sus bellos chaquetones de pieles dios sabe de donde, o esos maravillosos peinados recién hechos se estropeen.
Yo soy del primer grupo, de esas que se rayan sin motivo, o quizás con demasiados motivos que ni yo misma me aclaro. Soy de esas que aprovechan la lluvia para salir a la calle, caminar tranquilamente y dejar que alguna que otra lágrima circule por mis mejillas, sobrepase las comisuras de mis labios y acabe, como todas esas gotas de lluvia que van una detrás de otra, en el suelo. Disimulo esbozando una que otra sonrisa "falsa", tras la cual, hay un bonito recuerdo. Quizás ese recuerdo haya sido esa persona que te falta, esas heridas que un día te hicieron y hoy ya están cicatrizadas pero que todavía queda eso, la cicatriz. Una cicatriz que ni una operación podrá quitar, una traición imborrable, un primer amor, una promesa por cumplir... 
Hoy es uno de esos días en los que el tiempo va a juego con mi ropa, mi escaso maquillaje, mi música de Adele de fondo, mi recogido a lo "choni", mis ganas de abrazar a alguien que se fue hace tiempo y que nada hará que vuelva, que va a juego con mis ganas de seguir adelante. Hoy es uno de esos días en los que llueve fuera y en mi vida también está lloviendo, en los que mi corazón llora y mi sonrisa de un día entero se borra para pasar a que la almohada seque mis lágrimas. 
Hoy llueve, simplemente, en mi.


Rainy days | via Tumblr