sábado, 18 de mayo de 2013

El gobierno habla, el pueblo responde.

El gobierno habla de un futuro digno para los que ahora somos unos jovencitos pero dentro de unos años no lo seremos tanto. Hablan de elegir por nosostros porque creen saber que esa es la mejor opción. Dicen que tenemos el derecho a hablar pero nos cierran la boca. Salimos a las calles porque las aceras y el asfalto son los único que les pertenece a los obreros de este país. Somos miles y millones pero nos toman como decenas o cientos. Esconden a la sociedad de la propia sociedad.
Quitan materia que hacen ver el mundo, de una vez por todas, como verdaderamente es. Según ellos deben desaparecer porque esta adoctrinan.
Señores gobernantes, adoctrinar es enseñarle a muchas personas a creer en algo que nunca se ha demostrado empíricamente de su existencia. Si de verdad creen en Adán y Eva, en la vida después de la muerte, en el reino del señor, en dios y en el demonio denle pruebas a esta juventúd que ha perdido la espera en este país. 
Ustedes dicen buscar lo mejor para los jóvenes pero, ¿quién les ha dicho que los jóvenes quieran su ayuda?
¿Quieren saber lo que de verdad da vergüenza? En España no nos da vergüenza salir fuera del país y que nos traten de incultos, nos da vergüenza que miles de españoles hayan confiado en sus promesas incumplidas. Y a vosotros, a vosotros os debería dar vergüenza haber jugado con los sentimientos de millones de Españoles que, desesperados, creyeron en sus cientos de mentiras electorales que jamás serán cumplidas.
¿De verdad piensas que esto es la democracia, señor presidente? Yo me replantearía todo desde el principio. Me replantearía hasta su propia existencia en la Historia de España. 

Atentamente: una jovencita que ha perdido la esperanza en una España.
         Large