viernes, 26 de abril de 2013

No hay ninguna como ella.

Odio que lo pongan en duda. Odio que se metan en mis gustos. Odio que piensen que porque haya otra "grande" en mi vida me hay olvidado de la mejor. ¿Cómo voy a olvidar a la persona que me hizo creer en los sueños? Esa fue la mejor, siempre lo fue. La apoyé en los peores momentos, la apoyé cuando yo era la que necesitaba apoyo. Por ella he tropezado con mil piedras y por ella me he levantado mil veces más. Por ella he pasado malos ratos y he aprendido a luchar. Por ella fui lo que fui y soy lo que soy. Por ella sigo luchando.
A ella la apoyo desde hace cuatro años. A ella la apoyaré por el restos de mis días, eso que no lo dude nadie. Podrán venir y llegar a mi vida miles de "grandes" y podrá quererlas pero a ninguna como a ella. Como ella no hay ninguna.
En mi vida no hay nada mejor que ella, mi mayor ídola. Nada. Ella siempre lo será. La mayor de las mayores. 


Esas personas que se convierten en lo más importante.

Y sin más aparecen personas que hace que la vida que ahora no tiene sentido lo tenga. No han llegado en un momento cualquiera, han llegado en el momento que más necesitaba esas palabras de aliento. Llegaron a mi vida cuando más necesitaba que me apoyaran. Por ellas hoy digo que la vida empieza a tener sentido, por ellas tengo esperanzas, por ellas sigo sonriendo.
Admito que la vida me ha puesta impedimentos pero hoy sigo aquí, luchando. He de reconocer que la vida me ha dado palos pero, con el tiempo, he aprendido a salir adelante con todo lo que está viniendo, he sonreído cuando estaba cansada de hacerlo y he pensado que la vida también tiene sus cosas buenas. Esas cosas buenas son personas como ellas, que en pocos días se ganan el cariño propio. 
Y es que las quiero, las quiero mucho, ¡muchísimo! Gracias por estar. 

viernes, 19 de abril de 2013

Ser fuerte y tenaz hasta el final.

Dejarlo todo. Mandarlo todo al carajo. Huir de la realidad. Escapar de los problemas. Llorar cuando no puedes más. Pasar del tema. Sentirte derrotado. Darlo todo por perdido. 
Abandonar el barco es muy fácil, volver a cogerlo es algo demasiado complicado. Dejar lo que más te gusta no es tan sencillo pero estas decisiones del momento te pueden costar años de lucha constante. 
Sé fuerte y tenaz hasta el final. Constante. Sin miedo. Afronta la vida como venga. Afronta la realidad como llegue. Coge las riendas de todo lo que se te presente. Sin temores, sin problemas, sin miedo a nada. Lo que sea y tenga que ser, será. Hazte fuerte, muy fuerte. Sé que puedes ser más de lo creer. Solo tienes que buscar esa fuerza en las cosas pequeñas pero importantes que te rodean, cosas imprescindibles. 
Da igual, no te rindas. A fin de cuentas tú eres quien te equivocas, disfrutas y obtienes los éxitos.

lunes, 1 de abril de 2013

Te harán más fuerte, mucho más.

Y si las cosas iban mal antes ahora van peor. Lo que antes estaba destruido ahora está en ruinas. Si la vida hace unos meses te daba otra oportunidad de ser feliz ahora te la está quitando. 
Todo iba más que bien. Todo estaba viento en popa. Yo siempre me preguntaré algo: si todo iba bien, ¿qué es lo que hizo que ahora todo se ponga en contra? Yo quiero saber por qué. Quiero saber la razón por la que ahora esas amigas te dan la espalda, esas personas imprescindibles en tu vida no te apoyan tanto como lo necesitas. 
Sí, de nuevo estás ahí, en el sitio donde hace mucho no estabas. Ni pensabas volver a caer. Ahora has vuelto a fallar o, quizás, los que han fallado son otros. Sé fuerte. Una vez más lo eres. No hace falta que nadie te lo diga. No te derrumbas y eso es lo que mucha gente admira de ti. Eres valiente y afrontas lo que venga. Te has vuelto a caer pero sabemos de sobra que te vas a volver a levantar. La vida se basa en caídas y caídas. No importa las que lleves, siempre vendrá otra. Pero, ¿sabes? Cada una de esas caídas te harán más fuerte de lo que ya eres. Mucho más.