domingo, 24 de marzo de 2013

Él siempre fue el rey.

Es él ese por el que un día sonreía. Ese que llegó a mi vida cuando más lo necesitaba. Ese que siempre estuvo ahí. Ese que tuvo los mejores consejos para el planeta. Ese que un día dijo que no estaba sola. Ese que se fue sin hacer ruido. Ese que nos dejó su mejor legado. Ese que luchó por sus sueños siendo un niño. Ese que no tuvo miedo a reconocer la realidad. Ese que, a pesar de todas las críticas, nunca se calló la verdad. Ese que pudo con todo hasta el final. Ese que volvía cuando nadie se lo esperaba. Ese que aún perdiendo el apoyo de mucha gente siempre dejó claro quien era. Ese que dejó un vacío en la vida de mucha gente. Ese al que yo echo de menos.
Por él yo pude sonreír. por él no me sentí sola. Para él fuimos amigos, fuimos el mundo. Para él el cielo podía esperar.
Él para nosotros siempre fue el rey y siempre lo será. Hasta el fin de los años.

sábado, 23 de marzo de 2013

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo.

Todo esfuerzo vale la pena, créeme. Sé que estás triste y que piensas que en esta vida ya nada vale la pena pero te puedo asegurar que sí.
Todo tenemos sueños. Alguns de ellos son de esos que se hacen realidad con solo un poco de tu parte. Luego ha otros sueños, esos sueños imposibles, esos que crees que más que imposibles, esos por los que cada día te levantas. Sé que no son fáciles y sé, también, que por ellos tu sonreías pero ahora estás así.
¿Enserio te vas a rendir? ¿Enserio vas a dejar de luchar? ¿Enserio vas a dejar que la llama de tus sueños se apague? No seas cobarde. ¡NO SEAS COBARDE! Lucha por él, por ellos. Lucha con todos tus fuerzas. No dejes qe nadie te quite esas ganas de vivir tus sueños.
Déjame decirte lo que antes dijeron otros: no sueñoes tu vida, vivie tus sueños. Ellos son lo mejor que hay en esta vida. Los sueños hacen de la vida algo maravilloso. Ellos hacen que tengamos algo por lo que luchar en la vida.
Ya sabes. Hoy es un mal día pero nadie dijo que todo esto fuera fácil.
Recuerda que "si puedes soñarlo, puedes hacerlo."

viernes, 22 de marzo de 2013

Feliz cumpleaños, mi pequeña princesa.

Felices diecisiete primaveras, mi princesa.
Sé que me pediste un texto y aquí lo tienes. Al menos uno de mis "regalos" es algo que me has pedido. Y créeme que habrá más. Algunos será de esos inolvidables y otros pasajeros.
Seguramente estés harta de que te diga lo importante que eres. Estoy segura de que estás ya rayada de escuchar mis "te quiero". Lo siento por ti, pero lo vas a tener que escuchar durante mucho más tiempo. Mucho más.
Si ya antes eras importante, hablar contigo más tiempo ha hecho que lo seas aún más. Te debo mucho. Te debo que hoy esté aquí, escribiéndote un texto que espero que no te aburra y que tampoco te lleve a la melancolía.
Pues eso, que te debo grandes e importantes momentos, de esos que hace que te plantees cambios en tu vida, de esos que cambios que son buenos y necesarios, de esos en los que las palabras te hacen abrir los ojos y darte cuenta de las cosas. Esos momentos lo has creado tú.
Cathaysa, gracias. Gracias por darme tanto. Gracias por ir siempre con la verdad por delante. Gracias por entenderme. Gracias por llevar ya cuatro años ayudándome incondicionalmente y por compartir tres cumpleaños.
No olvides que te quiero, que la distancia separa cuerpos, no corazones y que eres la mejor. Te quiero más que a nada, y hablo enserio. Dulces 17.

sábado, 16 de marzo de 2013

Tu sonrisa me ha contado esta historia.

Que manía tiene la vida de poner gente en nuestra vida. Que manía tiene esa gente de poner una semilla en nuestro corazón. Que manía tienen esas semillas de crecer y hacerse grandes. Que manía tiene esa gente que se planta en nuestro camino de dejarse querer. Que manía tiene la vida de hacer de esas personas gente importe importante.
¿Lo sabéis? ¿No? Pero, ¿cómo no lo sabes? Sin ellos tu vida no es nada. Esa gente que llega la hace más bonita. Esa gente crea sueños por cumplir. Esa gente te hace que tú tengas más motivos para quererte. Esa gente hace más bonita tu sonrisa. Esa gente forma parte de ella.
¿Te digo algo? Algunas de esas personas te conocen tanto que con una mirada, con una simple palabra saben exactamente lo que te pasa. Esa gente te quiere como a nadie. Esa gente pertenece a tu sonrisa y tu sonrisa me ha contado esta historia.

domingo, 10 de marzo de 2013

La vida es un instante al sol.

No te quedes ahí parada. Sal y disfruta de la vida. Sal y vive todo eso que nunca viviste. Lucha por lo que no creías que te importaría. Sal a la calle y demuestra todo lo que vales. Sal ahí fuera y calla tantas bocas como sean necesarias. No importa nada más que tu felicidad. Ahora eres tú. Ahora. Ahora y no mañana. Tu tiempo no pasó. Tu tiempo siempre fue. Tu tiempo vino pero se fue. Mira, mira como ahora volvió. No importa si antes no lo viviste. Lo importante es vivirlo ahora. Lo importante es vivir lo que viene en el presente.
No pienses, actúa. Ahora es el momento de vivir todo eso que antes te dio miedo. Ahora o nunca. En la vida puede que haya segundas oportunidades, pero no terceras. Aprovecha esta. Vamos. Haz lo que sabes que tienes que hacer y que no te importe nada.
Eso. Arréglate. Ponte guapa. La vida está para vivirla. Mírate en ese espejo... Sí, sin duda estás perfecta. Eres perfecta. Quiérete y valórate. 
No, no llores. Sal ya ahí fuera y muéstrate como eres, como puedes llegar a ser.
Recuerda que la vida es un instante al sol.

viernes, 8 de marzo de 2013

¡Cállate, yo también te problemas!

No hables tanto cuando tienes que callarte muchas cosas. Vale ya de intentar dar pena, porque déjame decirte que das pena por el simple hecho de intentar darla. No me va la gente así. Resulta muy penoso tener que andar publicando y pregonando las cosas por ahí para que te hagan caso. Yo también tengo problemas y no voy contándolos por ahí.
Callarse es, muchas veces, la mejor opción. Callarse y pensar en que, quizás, esa persona tenga un problema peor que el tuyo y se esté tragando todo. Toma ejemplo.
Te daré un consejo: habla menos y te irá mejor. Hazme caso. Odio a la gente que se cree superior como tú. 
Please, piérdete. De verdad, píntate un bosque y piérdete en él. Deja tus problemas en él. Cambia. Sé inteligente y más discreta.
Hazle, al menos, ese favor a la humanidad.


domingo, 3 de marzo de 2013

Perdóname. Perdóname pero ya estamos a mano.

Perdóname. Perdóname por haberte hecho sufrir. Perdóname por haberte mentido. Perdóname por no haber sido la mejor. Perdóname por no haber estar cuando me necesitaste. Perdóname por haberme ido hasta cuando todos se habían ido. Perdóname por no ser la persona que tú querías que fuera. Perdóname por nunca tener el valor de pedirte perdón. Perdóname por los pocos momentos. Perdóname por no arroparte cuando hacía frío. Perdóname por ser el motivo de muchas lágrimas. Perdóname por jurarte un "para siempre" que nunca existió. Perdóname por darme la vuelta en un mal momento. Perdóname por no querer ver la realidad. Perdóname por haberte hecho dar vueltas a una mesa para que vieras mi realidad.
Lo siento, de verdad.
Sé que no he sido la mejor del mundo. Sé que no te quise como te merecías. Sé que, en ocasiones, te use como a un juguete y luego te tiré como aquel que está roto. 
La vida me hizo así. La vida me ha hecho ser lo que nunca quise ser. La vida me enseñó a tratar mal a quien se lo merece y a veces me equivoco con las personas. La vida me ha hecho darme cuenta de quien vale la pena y quien no. Quizás contigo me di cuenta tarde. O quizás demasiado pronto y dejé durar la mentira tanto que al final acabó por dolerme a mi misma. Quizás supe desde el principio la mierda de persona que eras pero te quise hacer pasar un mal momento. Quizás me di cuenta demasiado tarde de que te daba igual lo que hiciera o dejara de hacer. Quizás no tenga sentido pedirte perdón cuando en realidad tú eres el que debería pedírmelo. 
Eres como todos y yo como pocas. Eres de esos que usa a las mujeres para pasar un buen rato, para darles ilusiones, para tenerlas y luego tirarlas, para hacerlas sufrir cuando ya no las necesitas. Soy como esas que no se dejan "mangonear", como esas que siempre sonríen, como esas que cuando las tiran porque ya no sirven les importa bien poco, como esas que siguen con su vida cuando la de ambos se ha roto, como esas que ahora te dicen te quiero pero si no ven muestras de cariño se plantan, como esas que son fuertes, como esas que no se callan, como esas... Como esas soy yo.
Perdóname... perdóname porque ahora te utilicé yo, pero estamos a la mano. Tú antes lo hiciste conmigo. Yo lo acabé haciendo contigo.