domingo, 27 de enero de 2013

¿En qué te fallé?

Me gustaría que me lo explicaras. Me gustaría que me dijeras en que fallé, que hice mal, en que momento la cagué. Necesito una mísera explicación de el momento exacto en el que todo se fue a la porra. Dime, ¿acaso te dije algo que te sentara mal?, ¿acaso hablé de más?, ¿acaso dejaste de confiar en mi?, ¿acaso me olvidaste? 
No sé, no me pidas que siga con mi vida cuando tú eras eso. Tú eras el momento exacto que quería. Tú eras todo en ella. No me pidas que continúe con otra historia porque no puedo. Necesito explicaciones. Necesito hechos. Necesito volver a creer en algo. 
Explícame. Explícate. Dame un solo motivo por el que todo se ha ido al garete. 
Sé que a veces estuve borde, que contesté mal, que no tuve ganas de nada, que te rayé la cabeza, que te hice daño. También sé que han habido muchos buenos momentos, muchos abrazos, muchas promesas, muchos para siempre, muchos infinitos, muchas promesas, mucho amor... 
¡Que no! Que no pidas que siga porque no puedo. No puedo seguir sin ti. No puedo seguir sin que tú me des, al menos, una explicación. 
Sí, tranquilo, encontraré a alguien como tú, te perdonaré por todo lo que quieras que te perdone pero ahora explícame en que fallé.
Ahora déjame pedirte algo. Prométeme que serás feliz con todo lo que el destino traiga. Prométeme que harás todo lo posible para que la vida te trate bien. Prométeme que te alejarás y nunca más me harás daño. Prométeme que serás feliz. Sé que me lo vas a prometer. Pero... hay algo más, ¿en qué te fallé?

martes, 22 de enero de 2013

No sé a vosotros pero a mi la nieve me inspira.

Y me encanta ese momento. Ese momento en el que estoy sentada en mi silla junto a la venta y observo como van cayendo poco a poco los copos de nieve. La primera nevada del año. Bueno, realmente de los dos últimos años. Desde hace mucho no nieve aquí y créanme que ver como a medida que caen los copos se van cuajando es lo mejor. Realmente amo la nieve. Me gusta levantarme un día por la mañana y ver como la nieve ha hecho presencia en los tejados de las casas. Me gusta demasiado. Quizás hasta me inspire un poco. Sí, ¿me entendéis a lo que me refiero con inspiración? No sé si me voy a ser capaz de explicar como es debido. Me gusta ponerme el ordenador sobre las piernas y comenzar a escribir algo mientras la música suena de fondo. Sí, a ver... ese momento en el que empieza tu canción favorita y tu empiezas una historia, una historia que tienes como referencia esa canción. Una historia que involucra a la nieve. Una historia con comienzo pero que nunca tendrá un final. 
Me inspira por muchas razones y una de ellas porque me encanta recordar esos momentos de la infancia en los que recorría aquella calle encementada mientras mi padre me perseguía con una bola enorme, me cogía y ambos nos recozamos por el sueño en que la nieve había cuajado. Eran, son y serán recuerdos de los que siempre me voy a acordar con lágrimas, con sonrisas, con canciones que marcaron esos momentos o quizás canciones que sonaban mientras yo estaba recordando eso...
Al fin y al cabo ya nunca volveremos a ser lo que eramos en aquellos tiempos. Nunca. 
Siempre tendré esa inspiración, la inspiración de recuerdos bonitos mientras la nieve caía y mientras yo crecía compartiendo buenos momentos.
La nieve guarda grandes y bonitos recuerdos y secretos.

viernes, 18 de enero de 2013

La vida pasa y tú igual.

Puede que no sea la mejor en esto del amor. De hecho, te aseguro de que no lo soy. Creo que tú tampoco lo eres y si enserio te crees el mejor estás muy equivocado. ¿Por qué? ¿Enserio quieres saber el por qué? Muy bien, siéntate y escucha.
Estuve ahí, incondicionalmente. Estuve en las buenas y en las malas. Estuve como una amiga, como una compañera, como un 'escuchadora de problemas'. No te voy a negar que tu no hayas estado porque mentiría demasiado. Sabes bien que has sido una de las mejores cosas que me han pasado hasta el momento y te tengo mucho que agradecer pero, ¿quieres que te diga algo? Como 'amor' eres pésimo. Me has hecho demasiado daño y no solo a mi sino que estoy segura de que a alguien más por ahí también. Me ilusionas unos días y luego, ¿y luego qué? Luego ya no servimos. Nos ilusionas y te vas pero créeme que yo ya me cansé de ese juego. A mi ya no me va. Me has jodido demasiadas veces y sí, no te niego que ahora lo has vuelto a hacer pero no importa. ¿Sabes por qué no importa? Porque saldré de esta igual que salí de las demás, porque de muchas hostias se aprende y yo aprendí, un clavo saca a otro clavo o quizás no lo saque uno pero seguro que 100 sí. Que ya sé que me costará olvidarte. Estoy segura de que me costará muchas lágrimas, tiempo y esfuerzo pero lo voy a hacer. 
Y sé que poco a poco entenderé que nunca volverás.

sábado, 12 de enero de 2013

Demuestra que no tienes miedo.

Sabes de sobra que lo que más quieres es verlo. Quieres ver su sonrisa; observar como camina; ver como te mira con esa forma peculiar suya. 
Lo evitas. También sabes que eso es lo mejor. Verlo te va a hacer daño. Volver a encontrarte con él será como volver a vivir cosas que ya han pasado. Será tener que disimular como mirarlo, tener que dejar de mirarle fijamente para que no se de cuenta de lo que te pasa por la menta. Será tener que hablar sin que te tiemble a voz... Es que eso no es fácil. Nada es fácil desde aquel día. Las cosas han cambiado porque él ha hecho que cambiarán, porque él regresó después de mucho tiempo a tu vida pero, esta vez, regresó de forma diferente, porque él es algo más importante que lo que todos creen, es más importante para mi de lo que se cree él mismo. Él es importante.
ahora ha vuelto a pasar tiempo y estáis en el mismo lugar. No encontraros será difícil pero tienes que ser fuerte. Tienes que mantenerte con la cabeza bien alta y no dudan ni un instante de las decisiones que quieras tomar. Tienes que no volver a caer. Tienes que olvidar que él es importante, darte cuenta de que no es la parte fundamental de tu sonrisa, aprender a no rallarte por verlo o no verlo. Sinceramente, yo tampoco sé si lo mejor es encontraros o evitarlo el máximo tiempo posible. No sé, es tu turno. Es tu turno, sí. Es el momento de que salgas por esa puerta y le demuestre al mundo que tú puedes, que sabes que lo que tenga que pasar pasará; puede que no sepas si es bueno o malo pero no te asuste el hecho de desconocerlo. 
Venga, sal. ¡Sal por esa puerta y demuéstrale al mundo entero que no tienes miedo a nada ni a nadie! Puedes hacerlo.

Las cosas se han complicado. Y tú te estás ilusionando.

El tiempo ha pasado. Quizás sea normal. El tiempo pasa y la gente olvida. Todo lo que viviste con esa persona ya no sirve para mucho. Lo olvida y te duele. Esas sonrisas. Estar incondicionalmente. Todo ha desaparecido y, de nuevo, tú te has vuelto a pillar. Y pensabas que era diferentes, que todo era fácil de superar. Y te miras al espejo. Sonríes, respiras hondo y haces como si nada hubiera pasado. Ya no es confianza. De hecho, ya no sabes ni lo que es. Simplemente sabes todo eso que hace por los demás y que por ti ya no hará más. Y lo recuerdas. Recuerdas esa sonrisa, su forma de caminar, las veces que se dirigió a ti y como lo hizo; y todo se vuelve contra ti. La chica 'fuerte' se derrumba y la gente lo ve. Tú, la eterna luchadora, estás ahí, jodidamente jodida. Sin ganas de seguir pero intentando hacer lo posible para continuar. Se acercan días duros, momentos difíciles y muchos recuerdos bonitos ya hacen daño. Y es chungo. Te has vuelto a pillar o quizás nunca dejaste de estarlo. Quizás nunca estuviste realmente enamorada, o sí.
Estás echa un lío y también echa polvo.

viernes, 11 de enero de 2013

¿Sabes? Tu sonrisa es mi sonrisa. Te quiero, pequeña.

Hola pequeña. Sí, sí, tú. ¿Sabes? Me encanta cuando sonríes. No sé el por qué pero me alegra el día.
Me encanta entrar por esa puerta y ver que estás ahí, en el sitio de siempre. Me encanta observa como, cuando me ves entrar, te levantas y caminas hacia mí para darme ese saludo que tan fuerte me hace.
Quizás no te digo todo lo que significas para mi. Quizás, a veces, suene algo borde pero tú lo aceptas y no pones 'peros', me perdonas y seguimos así. Tú, mi rubia y yo tu morena.
¿Puedo pedirte algunos favores de estos que tienes que cumplirlos eternamente, cada día de tu vida?
Por favor, nunca agaches la cabeza, no dejes que te pisen y sigue así. Adiós al 'qué dirán', nunca dejes que nada te cambie. Valiente como ahora. Risueña. Guerrera y luchadora. Segura de ti misma en too momento. 
Otro favor. Me gustaría que estuvieras ahí para el resto de mi vida. Me gustaría que juntas alcanzáramos la plena madurez, que lloremos y nos sequemos las lágrimas las unas a las otras. Me gustaría bailar hasta cansarnos, beber hasta emborracharnos, cumplir sueños, envejeces... Me gustaría que tú estuvieras en cada momento de mi vida, que me aconsejes, que me acompañes. No quiero ni para siempre, ni infinitos. Quiero eternidades.
Sé que vas a cumplirlo. Sé que me lo vas a prometer. Sé que será toda una eternidad e incluso más. Sé que juntas nos arrugaremos, juntas lloraremos, juntas estaremos millones de veces.
Y es que gracias. Gracias por ese 2012, por el 2011 y por todos los que nos quedan. Gracias por regalarme tiempo y paciencia. Gracias por los abrazos, los consejos, gracias por el día a día. gracias por ayudarme en cada caída, por sonreír para que yo lo hiciera contigo. Gracias por tu tiempo dedicado. Gracias. Gracias. Gracias.
¿Me permites que te de un consejo? ¡Sonríe porque tu sonrisa es la mejor! Te quiero.

Adelante. No te pares bajo nada.

Y ahora es ese tiempo. Es ese tiempo de salir y disfrutar, de atrás preocupaciones. Ese tiempo de 'soy así, aquí y ahora. Luego ya veremos.' Esos momentos de si no te gusta, te jodes y si te gusta me alegro. Son ahora esos instantes en los que salimos y nos emborrachamos de sonrisas. Son momentos en los que vivimos y luchamos y a quien no le guste vernos de alguna forma pues lo tiene fácil, que no mire. Al mal tiempo buena cara y al bueno pues una mejor aún. Si sale cruz pues le das la vuelta y colocas la cara. ¿La vida te da la espalda? Pues ya lo dicen por ahí: tócale el culo. Si no te gusta una opción pues coge la otra o búscate una alternativa.
Todo se basa en ser feliz. Todo se basa en escribir una línea detrás de la otra. Es algo así como hoy lucho y soy feliz, mañana también.
Sueño hasta soñar lo insoñable. Ama hasta que ya no haya más formas de amar. Olvídate de todo lo que no convenga. Baila hasta que se te rompan los tacones. Grita hasta quedarte sin voz. Canta aunque desafines. Muévete hasta que te crujan los huesos. Lucha. Lucha y nunca dejes de luchar porque si paras es como si te hubieras cansado de vivir. Así que ya sabes. Adelante.