jueves, 26 de diciembre de 2013

Huye. Escapa. Lárgate. Vete. Aléjate. Fuera de mi vida.

¿Qué tal si te vas? Huye. Escapa. Lárgate. Vete. Aléjate. En realidad ya no se me ocurren más palabras para pedirte de una manera educada que te alejes de mi vida, que olvides lo que un día fuimos, que dejes de pensar en lo que quizás podíamos haber sido. 
Lamento el no haberme dado cuenta de la mierda que eras antes. Lamento haber perdido mi valioso tiempo en buscar la manera de hacerte sonreír. Lamento que no me apreciaras como yo lo hacía. Y lamento, también, que no aceptaras mi primer y único error, el único que llegué a cometer entre los muchos otros que sí podían haber sido.
¿Sabes? Mejor cállate. Mejor ahórrate tus estúpidas escusas, trágate todos tus argumentos injustificantes. Vete por la misma puerta por la que entraste. Vete. Vete ya. No quiero saber nada.
Romperé tus dañinas fotos, acabaré con las cartas que algún día nos enviamos cual enamorados inexpertos aunque, en realidad, creo que tú eras demasiado experto y a mi me faltaba picardía. 
Aprendí. Me caí y aprendí. Al fin y al cabo la gente, tarde o temprano, acaba demostrando la mierda de persona que es. 
Repito y reitero que ha sido una pena haber perdido el tiempo con gente como tú. 
Si te amé pudo ser cualquier locura, un eclipse, un relámpago que me cegó. Ahora ya me puse las gafas correctas para ver lo que realmente eres. Porque eres NADA.


jueves, 7 de noviembre de 2013

Disfruta de la vida, que son dos días.

Vive. Sonríe. Sueña. Ama. Quiere. Olvida. Perdona. Canta. Juega. Baila. Disfruta. Sal. Corre. Levántate. Espera. Aguanta. Piensa. Actúa.
¿Ves? En eso se basa la vida de un adolescente. En no preocuparse de muchas cosas, en compartir la felicidad con los seres importantes que lo rodean. Ten clara una cosa, hagas lo que hagas nunca vas a perder y, ¿sabes por qué? Porque haciendo cualquier cosa vas a ser feliz. Algo es algo. Menos es nada.
Piensa que quizás mañana ya no sea como hoy. Piensa que mañana no existe. Que las cosas son hoy, ahora, en este mismo instante.
¿Has hecho algo? Pues no te arrepientas. A lo hecho, pecho. Al mal tiempo buena cara. A las heridas, alcohol. Al las lágrimas, pañuelos. A los que te critiquen, dientes, que es lo que les jode.
NUNCA permitas que nadie te domine. Nunca dejes que las decisiones ya tomadas vengan reclamando un cambio. Recuerda que tú eres aquí y ahora. Nada de antes, nada de después. Nada.
Sal, ríe, sé feliz. De los malos momentos está la vida llena. Lucha por los buenos. Disfruta de las risas. Disfruta de los días de sol, nublados, secos, fríos y hasta con lluvia. Disfruta de la compañía. Disfruta de la vida porque son dos días. 

viernes, 1 de noviembre de 2013

Travel.

Levantarse un día, subir la persiana, abrir la cortina, mirar al cielo y viajar solamente tú y tu mente hacia paraísos desconocidos. 
Italia. Un sueño cumplido. Millones de buenos recuerdos, buena compañía, sonrisas... ¿cómo olvidar aquel viaje? Cumpliste uno de tus propios sueños. Regresar. Regresaste. Venecia, el lugar más bonito que habías conocido era ese. Precioso. Ahora solo piensas en regresar. Añoras volver a recorrer sus laberintos, montarte en una "barquichuela" de esas y recorrer sus menos verdosos-azulados canales con signos claramente marítimos. Deseas volver a estar dentro de esa ciudad que está encantada, rodeada de lugares idílicos e inolvidables.
Luego viajas hasta un lugar no menos mágico. Uno al que nunca has ido. Londres. Viajas por sus calles metropolitanas, con millones de tiendas, cabinas telefónicas rojas, nieve en los árboles. Abbey Road. Cruzar por el mismo paso de peatones por el que cruzaron uno de tus grupos favoritos. Ahora subir a Oxford, viajar por sus maravillosas calles.
Otro nuevo viaje, esta vez viajas a la ciudad del amor. París. La torre se alza a tus pies. Miras hacía el cielo en busca de la punta donde empieza pero apenas alcanza la vista porque el sol hace de las suyas. Es precioso. No es todo tan rosa como lo pintan en las fotos, pero es precioso.
Finalizas el viaje en tu mayor sueño. En la ciudad que te gustaría que te hubiera visto nacer pero no fue así. Una ciudad que es rica en culturas y se podría decir que es la más grande del mundo, al menos para ti su gente es la mejor. Un ciudad que mucha gente pisa pero que ellos no es lo mismo que para ti. Es de esas ciudades que te enamoran solo con el nombre.

De pronto tu madre entra por la puerta y despiertas de tu sueño. Pronto volverás, algún día estarás ahí, en esas mismas calles con las que soñaste. Algún día. 

lunes, 28 de octubre de 2013

Adorablemente infinito.

Me cansé de rogarte que no te fueras, que volvieras. Juré olvidarte y me estanqué en el "quererte". Sabes que no lo niego, que digo por ahí que tus ojos no son los más bonitos pero que tu sonrisa es el perfecto motivo por el que tener una ilusión. 
Mantienes que el infinito no existe y yo voy aclarándote que todo lo que no se puede expresar con números así lo es, por eso te quiero infinito. 
Te quise, te quiero y te querré durante un tiempo indefinido, hasta que quizás un día que diga "hasta aquí".
Me cansé de esperar algo que no va a regresar y tampoco tengo gran problema. Solo sé que lucharé por encontrar otros motivos de sonrisas y que llegará otra razón por la que se cree un "infinito".
A fin de cuentas tú acabaste siendo un error en la vida, un perfecto error del que no me arrepiento, al menos por el momento. 
¿Quieres saber lo que eres? Eres la perfecta razón para sonreír de manera infinitamente adorable. Adorablemente infinito.


sábado, 26 de octubre de 2013

Simplemente estás improvisando.

Todo está oscuro. No hay salida o, al menos, eso te parece a ti. Las cosas se complican. El miedo a perder es más fuerte que las ganas de triunfar. La vida tiene el sentido que tú no encuentras. Todo está más complicado de lo que esperas. 
¿Quién es la persona que te anima a seguir? Tú crees que nadie. Sientes que te ahogas en un vaso de agua. Notas como la mente que nubla, las ideas no fluyen y las puertas por las que puedes huir se van cerrada poco a poco. 
¿De verdad crees que no hay alguien que te está apoyando incondicionalmente? ¿No crees en la equivocación? ¿No crees que quizás hay algo que te demuestra que puedes seguir y que debes luchar? ¿Dónde quedó aquella Cristina? ¿Dónde?
No importa la irresponsabilidad. No importa la locura. No importa el salir o quedarse en casa. No importa el sentirse sola.
¿Sabes por qué? 
Porque no eres irresponsable, simplemente de vez en cuando desfasas un poquito. No es locura, es felicidad que supera límites desconocidos para muchas personas. Importa el salir, disfrutar de la compañía. Importa el dejar atrás la soledad. No importa el sentirse sola porque tienes al menos una persona a tu al rededor que, sin darte cuenta, te hace la persona más dichosa en toda la faz de la tierra.
¿Puedo darte un consejo? No importa nada más que el que tú seas feliz. No importa lo que los demás piensen siempre que tu sonrisa siempre esté ahí. No importan las "irresponsabilidades". No importa más que la presencia de tu mayor punto de apoyo. La mejor otra parte de ti. 
Date cuenta, no estás sola y no estás haciendo nada mal. Simplemente estás improvisando tu propia vida.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Hoy llueve en mi.



Días de lluvia son días en los que esa persona que te vio crecer no está y te hace falta, son los pájaros escondidos en sus casas. Son, simplemente, gente corriendo de un lado al otro, sin paraguas, y con el único objetivo de atravesar toda la barrera de gotas para llegar a sus hogares y evitar que sus bellos chaquetones de pieles dios sabe de donde, o esos maravillosos peinados recién hechos se estropeen.
Yo soy del primer grupo, de esas que se rayan sin motivo, o quizás con demasiados motivos que ni yo misma me aclaro. Soy de esas que aprovechan la lluvia para salir a la calle, caminar tranquilamente y dejar que alguna que otra lágrima circule por mis mejillas, sobrepase las comisuras de mis labios y acabe, como todas esas gotas de lluvia que van una detrás de otra, en el suelo. Disimulo esbozando una que otra sonrisa "falsa", tras la cual, hay un bonito recuerdo. Quizás ese recuerdo haya sido esa persona que te falta, esas heridas que un día te hicieron y hoy ya están cicatrizadas pero que todavía queda eso, la cicatriz. Una cicatriz que ni una operación podrá quitar, una traición imborrable, un primer amor, una promesa por cumplir... 
Hoy es uno de esos días en los que el tiempo va a juego con mi ropa, mi escaso maquillaje, mi música de Adele de fondo, mi recogido a lo "choni", mis ganas de abrazar a alguien que se fue hace tiempo y que nada hará que vuelva, que va a juego con mis ganas de seguir adelante. Hoy es uno de esos días en los que llueve fuera y en mi vida también está lloviendo, en los que mi corazón llora y mi sonrisa de un día entero se borra para pasar a que la almohada seque mis lágrimas. 
Hoy llueve, simplemente, en mi.


Rainy days | via Tumblr

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Los mejores años ya han pasado y tú apenas lo has notado.



Corrimos por la vida sin importar el disfrute del momento, soñamos acabar con las pequeñeces y llegar a la fase de personas adultas sin apenas detenernos a pensar en la cantidad de problemas que esa vida "grande" traía consigo. Algún día pesamos que lo mejor estaba por llegar, pesamos que el presente ya pasado no sería no sería lo mejor de nuestro mundo o vida pero, no nos dimos cuenta del algo básico: jugar con muñecas no se repetirá como en aquel entonces porque ahora tu espalda se resiste a tirarte en el suelo, el mancharte los pantalones no será algo divertido porque tu pijerío va en aumento, las caídas y heridas en bicicleta pasarán a ser traiciones, ilusiones y desilusiones, los dibujos animados pasarán a la historia de tu infancia para dar paso a la serie de tu vida.
Ahora ya lo sabes, los mejores momentos de tu vida son los que ahora ya son vagos recuerdos en blanco y negro. Lo que un día creíste que sería lo mejor se convirtió en un cúmulo de problemas cuya única solución que encuentras es la huida, la evasión... aunque de sobra sabes que esa no es la opción correcta.
Love  | via Tumblr
Ahora la vida se complica, cada día más y más. Ya no hay excusas, ya no estará mamá y papá para resolverte los problemas, ya no habrá tiempo para salir a la calle y hacer algo tan simple como pegarle una patada al balón imaginándote que es la vida, más que nada porque ahora la vida es la que se dedica a pegarte patadas a ti y, ¿esto? Esto apenas es el principio de un largo camino que te queda por recorrer. 

viernes, 30 de agosto de 2013

Quiero que el sol permanezca en la tierra por mucho tiempo más.

La vida como llega se va y por mucho que le pidas un poco más de tiempo es imposible que sea otorgado. Llega un punto en el que tu misión en el mundo está cumplida y tienes que partir, partir y dejar paso a las generaciones venideras, dejar un gran vacío entre las personas que te rodeaban día a día... quizás no hayas llegado a ser la mejor persona de esta tierra pero el plan de tu vida no era ese. Errores has cometidos, pero no eres el único. Por suerte la vida te ha enseñado como enmendarlos, como continuar, aprender de ellos. Por suerte la vida te enseño a perdonar y pedir perdón. 
Hubo un tiempo en el que nada salía, que tantas cosas fallaban, que la vida se iba consumiendo poco a poco sin que tú apenas te percataras. Hubo tiempos en los que la vida si te sonreía de verdad, en los que una simple palabra alegraba tantos momentos pero que no los apreciabas hasta que de verdad los echabas de menos. 
Me hubiera gustado que pasaras más tiempo entre nosotros, que tu sonrisa siguiera iluminando tu casa, que mucha gente siguiese hablando de ti... me gustaría que te quedaras porque nadie te guardamos rencor, porque no hay motivos ni razones para guardártelo. Lo hecho, hecho está. Hay que dejar lo pasado en el pasado y eso hemos hecho.
No te pido que te quedes por mi, sino por esa pequeña grandullona, por esa familia... quédate por esas sonrisas que te quedan por derramar, por la grata compañía de un hijo para su madre, quédate para verla envejecer hasta el final, por ver hacerse mayores a tus hijos, por poder contemplar a tu pequeña hecha una mujer. Simplemente quédate.
Sé que la vida es un instante al sol, pero yo quiero que ese sol permanezca por mucho tiempo más.
 

sábado, 10 de agosto de 2013

Un sueño del que no se puede escapar, una pesadilla.

¿Sabes? Yo corría, corría sin llegar a ningún lado. Por muchas fuerzas que sacara nunca llegaba a mi destino. Luchaba contra algo que era más fuerte que yo. 
Sería difícil explicarlo con palabras pero... ¿ves cuando estás metida en un sueño, intentas algo y nunca lo consigues por muchas ganas que le pongas? Pues así, eso sentía yo. Corría y por mucho que lo hacía siempre volvía al mismo sitio, al punto exacto en el que había comenzado la carrera. Luchaba contra el viento pero él me ganaba y siempre me hacía retroceder. Me secaba las lágrimas pero la lluvia que procedía de mis ojos era mucho más intensa. La niebla conseguía nublar mi vista. El frío se apoderaba de todo mi cuerpo por muy abrigada que fuera. Continuamente tenía esa voz en mi oído que gritaba "corre, ven, te necesito". Yo sentía que me acercaba, pero aquellas palabras que evocaban un lamento y una súplica se hacían más y más lejanas. 
¿Qué era todo aquello? 
Mi cuerpo se había convertido en un mar de gotas, una mezcla de lluvia, lágrimas, sudor... realmente todo aquello me daba miedo. La voz cada vez se oía más y más lejos, ¿cómo iba a llegar hasta aquella voz que me pedía a gritos y con un tono cansado que le rescatara de un abismo que ni yo misma sabría si iba a caer en él junto con esa persona desconocida. 
Poco a poco avancé, ahora la voz estaba cerca, como a unos milímetros. El horizonte se veía negro, negro y sin señales de algo más allá de él. Ahora la voz estaba tras de mi, justo en mi oído pero no había nadie, el mensaje había cambiado, ahora era un "avanza". Obedecía, puesto que ya no había vuelta atrás. De pronto, por sorpresa, el horizonte que antes se veía en negro se convirtió en un flash deslumbrantemente blanco con la silueta de una persona, una persona que lamentablemente jamás volvería a ver.
Esa silueta se fue a la vez que yo pegué un salto en la cama. Todo había sido un sueño del que no pude escapar por mucho que lo había intentado, una pesadilla. 



lunes, 8 de julio de 2013

Buscar algo más allá de ella y de ti.

Pensé que podría con ello. Pensé que la carga de quererte iba a ser algo llevadero, algo que simplemente dolería un tiempo pero que pasados los días llegaría a cicatrizarse esta pequeña herida. Ahora entiendo todo, ahora entiendo porque no puedo sacarte de mí. Pasados los días he llegado a entender que me he encerrado en mi propia jaula, una jaula que creía que llegaría a utilizar solamente para guardar ahí todo lo que sentía por ti. Pero me salió mal la jugada y ahora la que está encerrada en esa jaula soy yo, yo y mis sentimientos. Sentimientos que poco a poco se han ido entrelazando hasta llegar a un punto en el que no sé para donde tirar. Derecha o izquiera. Hacia delante o hacia atrás. ¿Y ahora que toca? Toca intentar salir de este estancamiento, toca continuar como se pueda. Ahora toca levantarse de esta silla en la que estoy y buscar la puerta de esta inmensa jaula en la que me encuentro yo sola. Ahora soy yo, y solamente yo. Ahora me toca salir de ella para buscar algo más allá de ella. Más allá de ella y de ti.

sábado, 18 de mayo de 2013

El gobierno habla, el pueblo responde.

El gobierno habla de un futuro digno para los que ahora somos unos jovencitos pero dentro de unos años no lo seremos tanto. Hablan de elegir por nosostros porque creen saber que esa es la mejor opción. Dicen que tenemos el derecho a hablar pero nos cierran la boca. Salimos a las calles porque las aceras y el asfalto son los único que les pertenece a los obreros de este país. Somos miles y millones pero nos toman como decenas o cientos. Esconden a la sociedad de la propia sociedad.
Quitan materia que hacen ver el mundo, de una vez por todas, como verdaderamente es. Según ellos deben desaparecer porque esta adoctrinan.
Señores gobernantes, adoctrinar es enseñarle a muchas personas a creer en algo que nunca se ha demostrado empíricamente de su existencia. Si de verdad creen en Adán y Eva, en la vida después de la muerte, en el reino del señor, en dios y en el demonio denle pruebas a esta juventúd que ha perdido la espera en este país. 
Ustedes dicen buscar lo mejor para los jóvenes pero, ¿quién les ha dicho que los jóvenes quieran su ayuda?
¿Quieren saber lo que de verdad da vergüenza? En España no nos da vergüenza salir fuera del país y que nos traten de incultos, nos da vergüenza que miles de españoles hayan confiado en sus promesas incumplidas. Y a vosotros, a vosotros os debería dar vergüenza haber jugado con los sentimientos de millones de Españoles que, desesperados, creyeron en sus cientos de mentiras electorales que jamás serán cumplidas.
¿De verdad piensas que esto es la democracia, señor presidente? Yo me replantearía todo desde el principio. Me replantearía hasta su propia existencia en la Historia de España. 

Atentamente: una jovencita que ha perdido la esperanza en una España.
         Large

viernes, 26 de abril de 2013

No hay ninguna como ella.

Odio que lo pongan en duda. Odio que se metan en mis gustos. Odio que piensen que porque haya otra "grande" en mi vida me hay olvidado de la mejor. ¿Cómo voy a olvidar a la persona que me hizo creer en los sueños? Esa fue la mejor, siempre lo fue. La apoyé en los peores momentos, la apoyé cuando yo era la que necesitaba apoyo. Por ella he tropezado con mil piedras y por ella me he levantado mil veces más. Por ella he pasado malos ratos y he aprendido a luchar. Por ella fui lo que fui y soy lo que soy. Por ella sigo luchando.
A ella la apoyo desde hace cuatro años. A ella la apoyaré por el restos de mis días, eso que no lo dude nadie. Podrán venir y llegar a mi vida miles de "grandes" y podrá quererlas pero a ninguna como a ella. Como ella no hay ninguna.
En mi vida no hay nada mejor que ella, mi mayor ídola. Nada. Ella siempre lo será. La mayor de las mayores. 


Esas personas que se convierten en lo más importante.

Y sin más aparecen personas que hace que la vida que ahora no tiene sentido lo tenga. No han llegado en un momento cualquiera, han llegado en el momento que más necesitaba esas palabras de aliento. Llegaron a mi vida cuando más necesitaba que me apoyaran. Por ellas hoy digo que la vida empieza a tener sentido, por ellas tengo esperanzas, por ellas sigo sonriendo.
Admito que la vida me ha puesta impedimentos pero hoy sigo aquí, luchando. He de reconocer que la vida me ha dado palos pero, con el tiempo, he aprendido a salir adelante con todo lo que está viniendo, he sonreído cuando estaba cansada de hacerlo y he pensado que la vida también tiene sus cosas buenas. Esas cosas buenas son personas como ellas, que en pocos días se ganan el cariño propio. 
Y es que las quiero, las quiero mucho, ¡muchísimo! Gracias por estar. 

viernes, 19 de abril de 2013

Ser fuerte y tenaz hasta el final.

Dejarlo todo. Mandarlo todo al carajo. Huir de la realidad. Escapar de los problemas. Llorar cuando no puedes más. Pasar del tema. Sentirte derrotado. Darlo todo por perdido. 
Abandonar el barco es muy fácil, volver a cogerlo es algo demasiado complicado. Dejar lo que más te gusta no es tan sencillo pero estas decisiones del momento te pueden costar años de lucha constante. 
Sé fuerte y tenaz hasta el final. Constante. Sin miedo. Afronta la vida como venga. Afronta la realidad como llegue. Coge las riendas de todo lo que se te presente. Sin temores, sin problemas, sin miedo a nada. Lo que sea y tenga que ser, será. Hazte fuerte, muy fuerte. Sé que puedes ser más de lo creer. Solo tienes que buscar esa fuerza en las cosas pequeñas pero importantes que te rodean, cosas imprescindibles. 
Da igual, no te rindas. A fin de cuentas tú eres quien te equivocas, disfrutas y obtienes los éxitos.

lunes, 1 de abril de 2013

Te harán más fuerte, mucho más.

Y si las cosas iban mal antes ahora van peor. Lo que antes estaba destruido ahora está en ruinas. Si la vida hace unos meses te daba otra oportunidad de ser feliz ahora te la está quitando. 
Todo iba más que bien. Todo estaba viento en popa. Yo siempre me preguntaré algo: si todo iba bien, ¿qué es lo que hizo que ahora todo se ponga en contra? Yo quiero saber por qué. Quiero saber la razón por la que ahora esas amigas te dan la espalda, esas personas imprescindibles en tu vida no te apoyan tanto como lo necesitas. 
Sí, de nuevo estás ahí, en el sitio donde hace mucho no estabas. Ni pensabas volver a caer. Ahora has vuelto a fallar o, quizás, los que han fallado son otros. Sé fuerte. Una vez más lo eres. No hace falta que nadie te lo diga. No te derrumbas y eso es lo que mucha gente admira de ti. Eres valiente y afrontas lo que venga. Te has vuelto a caer pero sabemos de sobra que te vas a volver a levantar. La vida se basa en caídas y caídas. No importa las que lleves, siempre vendrá otra. Pero, ¿sabes? Cada una de esas caídas te harán más fuerte de lo que ya eres. Mucho más.

domingo, 24 de marzo de 2013

Él siempre fue el rey.

Es él ese por el que un día sonreía. Ese que llegó a mi vida cuando más lo necesitaba. Ese que siempre estuvo ahí. Ese que tuvo los mejores consejos para el planeta. Ese que un día dijo que no estaba sola. Ese que se fue sin hacer ruido. Ese que nos dejó su mejor legado. Ese que luchó por sus sueños siendo un niño. Ese que no tuvo miedo a reconocer la realidad. Ese que, a pesar de todas las críticas, nunca se calló la verdad. Ese que pudo con todo hasta el final. Ese que volvía cuando nadie se lo esperaba. Ese que aún perdiendo el apoyo de mucha gente siempre dejó claro quien era. Ese que dejó un vacío en la vida de mucha gente. Ese al que yo echo de menos.
Por él yo pude sonreír. por él no me sentí sola. Para él fuimos amigos, fuimos el mundo. Para él el cielo podía esperar.
Él para nosotros siempre fue el rey y siempre lo será. Hasta el fin de los años.

sábado, 23 de marzo de 2013

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo.

Todo esfuerzo vale la pena, créeme. Sé que estás triste y que piensas que en esta vida ya nada vale la pena pero te puedo asegurar que sí.
Todo tenemos sueños. Alguns de ellos son de esos que se hacen realidad con solo un poco de tu parte. Luego ha otros sueños, esos sueños imposibles, esos que crees que más que imposibles, esos por los que cada día te levantas. Sé que no son fáciles y sé, también, que por ellos tu sonreías pero ahora estás así.
¿Enserio te vas a rendir? ¿Enserio vas a dejar de luchar? ¿Enserio vas a dejar que la llama de tus sueños se apague? No seas cobarde. ¡NO SEAS COBARDE! Lucha por él, por ellos. Lucha con todos tus fuerzas. No dejes qe nadie te quite esas ganas de vivir tus sueños.
Déjame decirte lo que antes dijeron otros: no sueñoes tu vida, vivie tus sueños. Ellos son lo mejor que hay en esta vida. Los sueños hacen de la vida algo maravilloso. Ellos hacen que tengamos algo por lo que luchar en la vida.
Ya sabes. Hoy es un mal día pero nadie dijo que todo esto fuera fácil.
Recuerda que "si puedes soñarlo, puedes hacerlo."

viernes, 22 de marzo de 2013

Feliz cumpleaños, mi pequeña princesa.

Felices diecisiete primaveras, mi princesa.
Sé que me pediste un texto y aquí lo tienes. Al menos uno de mis "regalos" es algo que me has pedido. Y créeme que habrá más. Algunos será de esos inolvidables y otros pasajeros.
Seguramente estés harta de que te diga lo importante que eres. Estoy segura de que estás ya rayada de escuchar mis "te quiero". Lo siento por ti, pero lo vas a tener que escuchar durante mucho más tiempo. Mucho más.
Si ya antes eras importante, hablar contigo más tiempo ha hecho que lo seas aún más. Te debo mucho. Te debo que hoy esté aquí, escribiéndote un texto que espero que no te aburra y que tampoco te lleve a la melancolía.
Pues eso, que te debo grandes e importantes momentos, de esos que hace que te plantees cambios en tu vida, de esos que cambios que son buenos y necesarios, de esos en los que las palabras te hacen abrir los ojos y darte cuenta de las cosas. Esos momentos lo has creado tú.
Cathaysa, gracias. Gracias por darme tanto. Gracias por ir siempre con la verdad por delante. Gracias por entenderme. Gracias por llevar ya cuatro años ayudándome incondicionalmente y por compartir tres cumpleaños.
No olvides que te quiero, que la distancia separa cuerpos, no corazones y que eres la mejor. Te quiero más que a nada, y hablo enserio. Dulces 17.

sábado, 16 de marzo de 2013

Tu sonrisa me ha contado esta historia.

Que manía tiene la vida de poner gente en nuestra vida. Que manía tiene esa gente de poner una semilla en nuestro corazón. Que manía tienen esas semillas de crecer y hacerse grandes. Que manía tiene esa gente que se planta en nuestro camino de dejarse querer. Que manía tiene la vida de hacer de esas personas gente importe importante.
¿Lo sabéis? ¿No? Pero, ¿cómo no lo sabes? Sin ellos tu vida no es nada. Esa gente que llega la hace más bonita. Esa gente crea sueños por cumplir. Esa gente te hace que tú tengas más motivos para quererte. Esa gente hace más bonita tu sonrisa. Esa gente forma parte de ella.
¿Te digo algo? Algunas de esas personas te conocen tanto que con una mirada, con una simple palabra saben exactamente lo que te pasa. Esa gente te quiere como a nadie. Esa gente pertenece a tu sonrisa y tu sonrisa me ha contado esta historia.

domingo, 10 de marzo de 2013

La vida es un instante al sol.

No te quedes ahí parada. Sal y disfruta de la vida. Sal y vive todo eso que nunca viviste. Lucha por lo que no creías que te importaría. Sal a la calle y demuestra todo lo que vales. Sal ahí fuera y calla tantas bocas como sean necesarias. No importa nada más que tu felicidad. Ahora eres tú. Ahora. Ahora y no mañana. Tu tiempo no pasó. Tu tiempo siempre fue. Tu tiempo vino pero se fue. Mira, mira como ahora volvió. No importa si antes no lo viviste. Lo importante es vivirlo ahora. Lo importante es vivir lo que viene en el presente.
No pienses, actúa. Ahora es el momento de vivir todo eso que antes te dio miedo. Ahora o nunca. En la vida puede que haya segundas oportunidades, pero no terceras. Aprovecha esta. Vamos. Haz lo que sabes que tienes que hacer y que no te importe nada.
Eso. Arréglate. Ponte guapa. La vida está para vivirla. Mírate en ese espejo... Sí, sin duda estás perfecta. Eres perfecta. Quiérete y valórate. 
No, no llores. Sal ya ahí fuera y muéstrate como eres, como puedes llegar a ser.
Recuerda que la vida es un instante al sol.

viernes, 8 de marzo de 2013

¡Cállate, yo también te problemas!

No hables tanto cuando tienes que callarte muchas cosas. Vale ya de intentar dar pena, porque déjame decirte que das pena por el simple hecho de intentar darla. No me va la gente así. Resulta muy penoso tener que andar publicando y pregonando las cosas por ahí para que te hagan caso. Yo también tengo problemas y no voy contándolos por ahí.
Callarse es, muchas veces, la mejor opción. Callarse y pensar en que, quizás, esa persona tenga un problema peor que el tuyo y se esté tragando todo. Toma ejemplo.
Te daré un consejo: habla menos y te irá mejor. Hazme caso. Odio a la gente que se cree superior como tú. 
Please, piérdete. De verdad, píntate un bosque y piérdete en él. Deja tus problemas en él. Cambia. Sé inteligente y más discreta.
Hazle, al menos, ese favor a la humanidad.


domingo, 3 de marzo de 2013

Perdóname. Perdóname pero ya estamos a mano.

Perdóname. Perdóname por haberte hecho sufrir. Perdóname por haberte mentido. Perdóname por no haber sido la mejor. Perdóname por no haber estar cuando me necesitaste. Perdóname por haberme ido hasta cuando todos se habían ido. Perdóname por no ser la persona que tú querías que fuera. Perdóname por nunca tener el valor de pedirte perdón. Perdóname por los pocos momentos. Perdóname por no arroparte cuando hacía frío. Perdóname por ser el motivo de muchas lágrimas. Perdóname por jurarte un "para siempre" que nunca existió. Perdóname por darme la vuelta en un mal momento. Perdóname por no querer ver la realidad. Perdóname por haberte hecho dar vueltas a una mesa para que vieras mi realidad.
Lo siento, de verdad.
Sé que no he sido la mejor del mundo. Sé que no te quise como te merecías. Sé que, en ocasiones, te use como a un juguete y luego te tiré como aquel que está roto. 
La vida me hizo así. La vida me ha hecho ser lo que nunca quise ser. La vida me enseñó a tratar mal a quien se lo merece y a veces me equivoco con las personas. La vida me ha hecho darme cuenta de quien vale la pena y quien no. Quizás contigo me di cuenta tarde. O quizás demasiado pronto y dejé durar la mentira tanto que al final acabó por dolerme a mi misma. Quizás supe desde el principio la mierda de persona que eras pero te quise hacer pasar un mal momento. Quizás me di cuenta demasiado tarde de que te daba igual lo que hiciera o dejara de hacer. Quizás no tenga sentido pedirte perdón cuando en realidad tú eres el que debería pedírmelo. 
Eres como todos y yo como pocas. Eres de esos que usa a las mujeres para pasar un buen rato, para darles ilusiones, para tenerlas y luego tirarlas, para hacerlas sufrir cuando ya no las necesitas. Soy como esas que no se dejan "mangonear", como esas que siempre sonríen, como esas que cuando las tiran porque ya no sirven les importa bien poco, como esas que siguen con su vida cuando la de ambos se ha roto, como esas que ahora te dicen te quiero pero si no ven muestras de cariño se plantan, como esas que son fuertes, como esas que no se callan, como esas... Como esas soy yo.
Perdóname... perdóname porque ahora te utilicé yo, pero estamos a la mano. Tú antes lo hiciste conmigo. Yo lo acabé haciendo contigo.

jueves, 28 de febrero de 2013

Y que caro es el tiempo.

Tiempo. Solo quiero tiempo. Tiempo. Volver atrás en el tiempo. Volver a hablar con mucha gente, volver a ver a gente que ya no está. Quiero rectificar en los errores que haya podido cometer, aunque sé que cometería muchos otros. De esos errores he aprendido, he cambiado, me han hecho convertirme en lo que ahora soy y sé que los que ahora cometa me ayudarán para sobrellevar el futuro. Esos errores que hoy duelen harán que en un futuro sea más llevadero. 
Todo pasa y los errores serán otros. De los errores que comento ahora aprendo para un futuro. 
Pero quiero tener una máquina del tiempo para decirlo a esas personas que ya no están lo mucho que eran para mi, lo mucho que las necesitaré, lo mucho que las adoraba... para darle esos abrazos que nunca les pude dar y, quien sabe, para poder cambiar su destino y su futuro.
El tiempo... Y que caro es el tiempo.

viernes, 22 de febrero de 2013

No importa donde esté porque siempre voy a estar contigo. Incondicionalmente. Siempre.

Sé que no fui la mejor persona del mundo, pero intenté que tú estuvieras bien. Intenté ayudarte en todo lo que pude. Fui fuerte cuando las fuerzas estaban bajo cero y, ¿sabes por qué? Porque no quería que me vieras mal. No me hubiese gustado que me vieras así, como estuve hace unos cuantos meses. No sabes lo mucho que me dolieron mis propias palabras. Estaba en un mal momento, como tantos otros. Pensé que tú me entenderías... Sí, lo sé de sobra. Me pasé, pero yo no quería decir todo aquello, de hecho, no sé por qué lo dije. Estaba harta de tanta mierda alrededor de mi vida, quería acabar con tantas falsas sobre mi pero tú no era una de ellas. Tú eras la mejor del mundo, la única que supo estar ahí siempre, sin importarle si todo estaba bien o mal. Hasta que yo hablé de más. Hasta que yo dije una sarta de mentiras y lo siento, ya lo sabes.
Te echo de menos. ¿sabes? Nunca hubo nadie como tú, nunca habrá alguien en mi vida como tú porque todavía estás aquí, conmigo, en mi.
Veo que has cambiado y me gustaría haber estado ahí en ese cambie pero no fue así y no te juzgo. Ya no soy nadie en tu vida.
Solo quiero que sepas una última cosa, te quise más de lo que tú creías, te quiero igual que hace unos meses y que sepas que eso nunca va a cambiar.
Por muy mal que estén o vaya las cosas... siempre contigo, en las buenas y en las malas. No importa donde esté porque siempre voy a estar contigo. Incondicionalmente. Siempre.

lunes, 11 de febrero de 2013

Obrigada, Mylena.

¿Me necesitas? Llámame, búscame. No importa donde esté. Yo de alguna forma te tendré aquí, presente, en mi. Yo de alguna forma intentaré ayudarte. De alguna forma u otra intentaré mandarte ese abrazo que necesitas. De cualquier forma te diré que no estás sola, que estoy ahí para apoyarte. 
No importa la hora que sea. Yo nunca te dejaré sola. Podrás estar tú en la Conchinchina y yo en Halalurú, que yo haré lo posible para que tú estés bien, que esa sonrisa no se te quite jamás de la cara. 
¿Sabes? Eres importante. Quizás te lo haya dicho muchas veces. Quizás ya lo sepas de sobra, pero eres de lo mejor. Gracias. Gracias por millones de momentos. Gracias por haber estado ahí en los peores momentos. Gracias por estar en las buenas y en las malas. Millones de gracias.
Recuerda. No importa donde esté, la hora que sea, el problema que tengas, el por qué... no importa. No me importa. Yo estaré ahí contigo. Siempre. No lo olvides.
Eu te amo.

domingo, 3 de febrero de 2013

Sé feliz.

Pasará. Yo sé que esto pasará. Las cosas pasan y puede que a veces no sepamos como hacer que pasen rápido o, quizás, esperemos que las heridas se curen con el tiempo. Tal vez lo que tenemos que hacer es intentar cambiar algo en nosotros. Tratar de esperar hasta que el tiempo cicatrice esa maldita herida que tanto dolor nos causa. 
Déjame decirte algo, no siempre es así. No siempre el tiempo hace borrar momentos. No siempre es así. El tiempo cambia, las personas casi nunca. Piénsalo. Uno no cambia si no quiere. Por mucho que te esfuerces no va a cambiar nada. Cambia tú. Hazte fuerte. No sonrías si no tienes ganas. No perdones si no quieres. No salgas si no lo deseas. No hagas muchas cosas que hasta ahora hacías sin ganas. Pero si haz una. Sé feliz, olvida, ponte guapa, canta cuando tengas ganas aunque desafines... pero sobre todo... sobre todo continúa adelante. Sigue adelante con todo lo que venga. Sin importar si estás bien o mal, si haces daño a alguien o si a alguien no le gusta. Sé feliz pese a todos y a todo. Sé feliz.

Esa foto cuenta una historia.

Coges esa foto del álbum y la guardas en el bolso. Coges los cascos, el móvil y te vas. Te vas lejos de la gente, del pueblo. Te vas a ese lugar alejado del mundo donde solías ir hacía mucho tiempo, cuando tenías un mal momento. 
Has llegado. Entonces te quitas las gafas de sol, te pones los cascos y te sientas en la piedra de siempre. Abres el bolso, sacas la foto y sonríes.Recuerdas perfectamente el momento en el que se hizo esa foto. Recuerdas la conversación. Recuerdas la voz de todos menos la de uno. Lo llevas intentando casi 10 meses y ya es imposible. Eso te deprime, te hace pasarlo mal. Quizás te decepcionas de ti misma por el simple hecho de no acordarte de su voz, de esa voz tan importante para ti. 
Empieza a caer la noche y tú sigues allí; la luna ilumina tu cara y esa foto; la música sigue sonando. Sigue siendo de la misma cantante. Sigue siendo igual de melancólica. De pronto recuerdas una voz, una voz que te dice que todo va a estar bien. Esa voz que de pequeña te daba respeto y a medida que pasaron los años se convirtió en una voz que te protegía. Un escalofrío recorre tu cuerpo, está refrescando. Deberías irte a casa pero no te piensas ir sin desahogarte completamente.  
Siguiente canción. Una nueva, de otra cantante. Recuerdas que a esa persona le encantaba. Al son de esa melodía recuerdas las pasadas navidades. Fueron las últimas que no faltó nadie. Lloras. Lloras y gritas. Te desahogas.
Suena el teléfono, es tu madre. Son las nueve y media y todavía estás allí. Le cuelgas. ella sigue insistiendo. Al final contestas. Hablas y le dices que volverás pronto. Cuelgas. Pero te quedas un rato más. Sigues llorando y sigues con la misma canción. Se acaba y como la cantante hace en el vídeo: miras al cielo, respiras hondo, te secas las lágrimas y te vas.
Toda esa naturaleza, la luna, las estrellas, la piedra.... ellas son las únicas que saben lo que ha sucedido. 

viernes, 1 de febrero de 2013

Sonríe. Sonríe. Sonríe.

Sonríe. Sonríe y ya nunca dejes de hacerlo. Sonríe porque tienes motivos. Sonríe porque te queda mucho por vivir. Sonríe solo por fastidiar al que te quiere ver mal. Sonríe por verte tu mejor. Sonríe por mi. Sonríe por ti. Sonríe por ellos. Sonríe por él. Sonríe por la vida. Sonríe por la felicidad. Sonríe porque, simplemente, tienes ganas. Sonríe por estar leyendo esto. Sonríe porque tienes ganas. Sonríe porque el mal momento ha pasado. Sonríe del verbo sonreír. Sonríe por todas las canciones. Sonríe por todos los latidos de tu corazón. Sonríe por las lágrimas que un día derramaste. Sonríe porque simplemente solo te sale la sonríe. Sonríe por las veces que has leído en este texto sin mucho, o quizás, con bastante sentido la palabra 'sonríe'. Sonríe como si no hubiera mañana. Sonríe como si tuvieras en modo automático la felicidad. Sonríe como si hubieras cumplido tus sueños. Sonríe como si los estuvieras cumpliendo. Sonríe por su sonrisa. Sonríe por la sonrisa de muchas personas. Sonríe por la música. Sonríe por levantarte de una caída. Sonríe para decir  que has podido hacerlo.
Sonríe. Sonríe. Sonríe. 


domingo, 27 de enero de 2013

¿En qué te fallé?

Me gustaría que me lo explicaras. Me gustaría que me dijeras en que fallé, que hice mal, en que momento la cagué. Necesito una mísera explicación de el momento exacto en el que todo se fue a la porra. Dime, ¿acaso te dije algo que te sentara mal?, ¿acaso hablé de más?, ¿acaso dejaste de confiar en mi?, ¿acaso me olvidaste? 
No sé, no me pidas que siga con mi vida cuando tú eras eso. Tú eras el momento exacto que quería. Tú eras todo en ella. No me pidas que continúe con otra historia porque no puedo. Necesito explicaciones. Necesito hechos. Necesito volver a creer en algo. 
Explícame. Explícate. Dame un solo motivo por el que todo se ha ido al garete. 
Sé que a veces estuve borde, que contesté mal, que no tuve ganas de nada, que te rayé la cabeza, que te hice daño. También sé que han habido muchos buenos momentos, muchos abrazos, muchas promesas, muchos para siempre, muchos infinitos, muchas promesas, mucho amor... 
¡Que no! Que no pidas que siga porque no puedo. No puedo seguir sin ti. No puedo seguir sin que tú me des, al menos, una explicación. 
Sí, tranquilo, encontraré a alguien como tú, te perdonaré por todo lo que quieras que te perdone pero ahora explícame en que fallé.
Ahora déjame pedirte algo. Prométeme que serás feliz con todo lo que el destino traiga. Prométeme que harás todo lo posible para que la vida te trate bien. Prométeme que te alejarás y nunca más me harás daño. Prométeme que serás feliz. Sé que me lo vas a prometer. Pero... hay algo más, ¿en qué te fallé?

martes, 22 de enero de 2013

No sé a vosotros pero a mi la nieve me inspira.

Y me encanta ese momento. Ese momento en el que estoy sentada en mi silla junto a la venta y observo como van cayendo poco a poco los copos de nieve. La primera nevada del año. Bueno, realmente de los dos últimos años. Desde hace mucho no nieve aquí y créanme que ver como a medida que caen los copos se van cuajando es lo mejor. Realmente amo la nieve. Me gusta levantarme un día por la mañana y ver como la nieve ha hecho presencia en los tejados de las casas. Me gusta demasiado. Quizás hasta me inspire un poco. Sí, ¿me entendéis a lo que me refiero con inspiración? No sé si me voy a ser capaz de explicar como es debido. Me gusta ponerme el ordenador sobre las piernas y comenzar a escribir algo mientras la música suena de fondo. Sí, a ver... ese momento en el que empieza tu canción favorita y tu empiezas una historia, una historia que tienes como referencia esa canción. Una historia que involucra a la nieve. Una historia con comienzo pero que nunca tendrá un final. 
Me inspira por muchas razones y una de ellas porque me encanta recordar esos momentos de la infancia en los que recorría aquella calle encementada mientras mi padre me perseguía con una bola enorme, me cogía y ambos nos recozamos por el sueño en que la nieve había cuajado. Eran, son y serán recuerdos de los que siempre me voy a acordar con lágrimas, con sonrisas, con canciones que marcaron esos momentos o quizás canciones que sonaban mientras yo estaba recordando eso...
Al fin y al cabo ya nunca volveremos a ser lo que eramos en aquellos tiempos. Nunca. 
Siempre tendré esa inspiración, la inspiración de recuerdos bonitos mientras la nieve caía y mientras yo crecía compartiendo buenos momentos.
La nieve guarda grandes y bonitos recuerdos y secretos.

viernes, 18 de enero de 2013

La vida pasa y tú igual.

Puede que no sea la mejor en esto del amor. De hecho, te aseguro de que no lo soy. Creo que tú tampoco lo eres y si enserio te crees el mejor estás muy equivocado. ¿Por qué? ¿Enserio quieres saber el por qué? Muy bien, siéntate y escucha.
Estuve ahí, incondicionalmente. Estuve en las buenas y en las malas. Estuve como una amiga, como una compañera, como un 'escuchadora de problemas'. No te voy a negar que tu no hayas estado porque mentiría demasiado. Sabes bien que has sido una de las mejores cosas que me han pasado hasta el momento y te tengo mucho que agradecer pero, ¿quieres que te diga algo? Como 'amor' eres pésimo. Me has hecho demasiado daño y no solo a mi sino que estoy segura de que a alguien más por ahí también. Me ilusionas unos días y luego, ¿y luego qué? Luego ya no servimos. Nos ilusionas y te vas pero créeme que yo ya me cansé de ese juego. A mi ya no me va. Me has jodido demasiadas veces y sí, no te niego que ahora lo has vuelto a hacer pero no importa. ¿Sabes por qué no importa? Porque saldré de esta igual que salí de las demás, porque de muchas hostias se aprende y yo aprendí, un clavo saca a otro clavo o quizás no lo saque uno pero seguro que 100 sí. Que ya sé que me costará olvidarte. Estoy segura de que me costará muchas lágrimas, tiempo y esfuerzo pero lo voy a hacer. 
Y sé que poco a poco entenderé que nunca volverás.

sábado, 12 de enero de 2013

Demuestra que no tienes miedo.

Sabes de sobra que lo que más quieres es verlo. Quieres ver su sonrisa; observar como camina; ver como te mira con esa forma peculiar suya. 
Lo evitas. También sabes que eso es lo mejor. Verlo te va a hacer daño. Volver a encontrarte con él será como volver a vivir cosas que ya han pasado. Será tener que disimular como mirarlo, tener que dejar de mirarle fijamente para que no se de cuenta de lo que te pasa por la menta. Será tener que hablar sin que te tiemble a voz... Es que eso no es fácil. Nada es fácil desde aquel día. Las cosas han cambiado porque él ha hecho que cambiarán, porque él regresó después de mucho tiempo a tu vida pero, esta vez, regresó de forma diferente, porque él es algo más importante que lo que todos creen, es más importante para mi de lo que se cree él mismo. Él es importante.
ahora ha vuelto a pasar tiempo y estáis en el mismo lugar. No encontraros será difícil pero tienes que ser fuerte. Tienes que mantenerte con la cabeza bien alta y no dudan ni un instante de las decisiones que quieras tomar. Tienes que no volver a caer. Tienes que olvidar que él es importante, darte cuenta de que no es la parte fundamental de tu sonrisa, aprender a no rallarte por verlo o no verlo. Sinceramente, yo tampoco sé si lo mejor es encontraros o evitarlo el máximo tiempo posible. No sé, es tu turno. Es tu turno, sí. Es el momento de que salgas por esa puerta y le demuestre al mundo que tú puedes, que sabes que lo que tenga que pasar pasará; puede que no sepas si es bueno o malo pero no te asuste el hecho de desconocerlo. 
Venga, sal. ¡Sal por esa puerta y demuéstrale al mundo entero que no tienes miedo a nada ni a nadie! Puedes hacerlo.

Las cosas se han complicado. Y tú te estás ilusionando.

El tiempo ha pasado. Quizás sea normal. El tiempo pasa y la gente olvida. Todo lo que viviste con esa persona ya no sirve para mucho. Lo olvida y te duele. Esas sonrisas. Estar incondicionalmente. Todo ha desaparecido y, de nuevo, tú te has vuelto a pillar. Y pensabas que era diferentes, que todo era fácil de superar. Y te miras al espejo. Sonríes, respiras hondo y haces como si nada hubiera pasado. Ya no es confianza. De hecho, ya no sabes ni lo que es. Simplemente sabes todo eso que hace por los demás y que por ti ya no hará más. Y lo recuerdas. Recuerdas esa sonrisa, su forma de caminar, las veces que se dirigió a ti y como lo hizo; y todo se vuelve contra ti. La chica 'fuerte' se derrumba y la gente lo ve. Tú, la eterna luchadora, estás ahí, jodidamente jodida. Sin ganas de seguir pero intentando hacer lo posible para continuar. Se acercan días duros, momentos difíciles y muchos recuerdos bonitos ya hacen daño. Y es chungo. Te has vuelto a pillar o quizás nunca dejaste de estarlo. Quizás nunca estuviste realmente enamorada, o sí.
Estás echa un lío y también echa polvo.

viernes, 11 de enero de 2013

¿Sabes? Tu sonrisa es mi sonrisa. Te quiero, pequeña.

Hola pequeña. Sí, sí, tú. ¿Sabes? Me encanta cuando sonríes. No sé el por qué pero me alegra el día.
Me encanta entrar por esa puerta y ver que estás ahí, en el sitio de siempre. Me encanta observa como, cuando me ves entrar, te levantas y caminas hacia mí para darme ese saludo que tan fuerte me hace.
Quizás no te digo todo lo que significas para mi. Quizás, a veces, suene algo borde pero tú lo aceptas y no pones 'peros', me perdonas y seguimos así. Tú, mi rubia y yo tu morena.
¿Puedo pedirte algunos favores de estos que tienes que cumplirlos eternamente, cada día de tu vida?
Por favor, nunca agaches la cabeza, no dejes que te pisen y sigue así. Adiós al 'qué dirán', nunca dejes que nada te cambie. Valiente como ahora. Risueña. Guerrera y luchadora. Segura de ti misma en too momento. 
Otro favor. Me gustaría que estuvieras ahí para el resto de mi vida. Me gustaría que juntas alcanzáramos la plena madurez, que lloremos y nos sequemos las lágrimas las unas a las otras. Me gustaría bailar hasta cansarnos, beber hasta emborracharnos, cumplir sueños, envejeces... Me gustaría que tú estuvieras en cada momento de mi vida, que me aconsejes, que me acompañes. No quiero ni para siempre, ni infinitos. Quiero eternidades.
Sé que vas a cumplirlo. Sé que me lo vas a prometer. Sé que será toda una eternidad e incluso más. Sé que juntas nos arrugaremos, juntas lloraremos, juntas estaremos millones de veces.
Y es que gracias. Gracias por ese 2012, por el 2011 y por todos los que nos quedan. Gracias por regalarme tiempo y paciencia. Gracias por los abrazos, los consejos, gracias por el día a día. gracias por ayudarme en cada caída, por sonreír para que yo lo hiciera contigo. Gracias por tu tiempo dedicado. Gracias. Gracias. Gracias.
¿Me permites que te de un consejo? ¡Sonríe porque tu sonrisa es la mejor! Te quiero.

Adelante. No te pares bajo nada.

Y ahora es ese tiempo. Es ese tiempo de salir y disfrutar, de atrás preocupaciones. Ese tiempo de 'soy así, aquí y ahora. Luego ya veremos.' Esos momentos de si no te gusta, te jodes y si te gusta me alegro. Son ahora esos instantes en los que salimos y nos emborrachamos de sonrisas. Son momentos en los que vivimos y luchamos y a quien no le guste vernos de alguna forma pues lo tiene fácil, que no mire. Al mal tiempo buena cara y al bueno pues una mejor aún. Si sale cruz pues le das la vuelta y colocas la cara. ¿La vida te da la espalda? Pues ya lo dicen por ahí: tócale el culo. Si no te gusta una opción pues coge la otra o búscate una alternativa.
Todo se basa en ser feliz. Todo se basa en escribir una línea detrás de la otra. Es algo así como hoy lucho y soy feliz, mañana también.
Sueño hasta soñar lo insoñable. Ama hasta que ya no haya más formas de amar. Olvídate de todo lo que no convenga. Baila hasta que se te rompan los tacones. Grita hasta quedarte sin voz. Canta aunque desafines. Muévete hasta que te crujan los huesos. Lucha. Lucha y nunca dejes de luchar porque si paras es como si te hubieras cansado de vivir. Así que ya sabes. Adelante.