jueves, 26 de julio de 2012

I'll be waiting for you.

Quizás dije que me iba. Seguramente te haya gritado delante de medio mundo que ya me había cansado de esperarte. Es probable que te haya hecho daño con tantas palabras pero créeme... más daño me hizo a mi misma por decir cosas que no eran. 
Sí. Te estaré esperando. Estaré esperándote hasta que me vuelvas a querer. Estaré en el mismo sitio de siempre y a la misma hora de todos los días. Estaré ahí los 365 días de cada año. Nunca me cansaré. Jamás. Porque si yo me cansará de ti sería como cansarme de levantarme cada día y luchar por algo. Sí, tu eres esa razón por la que me levanto cada. Eres la perfecta razón. La razón de levantar, sonreír y saber que quizás hoy sea el día de verte de nuevo. Hoy quizás sea el día de volver a pasar contigo una tarde entera, de besarte o abrazarte, de cantarte al oído nuestra canción, de decirte que para siempre es poco tiempo, que la luna sin ti me sabe a poco... Porque hoy te digo que esperaré por ti cuando no haya nada y cuando haya demasiado. Esperaré por ti hasta que me vuelvas a querer como alguna vez lo hiciste


martes, 24 de julio de 2012

Verano. Felicidades. Fiestas.

Sonrisa. Mirada provocadora. Felicidad. Tacones. Vestido. Maquillaje. Bolso.
Tres, dos, uno. Allá vamos.
La pista de baile estaba repleta de gente y allí estabas tú y tus amigas. Sonreías como nunca. Eras feliz. El verano había hecho presencia en tu cuerpo y la marca del bikini le daba un toque sexy. Bailabas. Sudabas. Tu cuerpo se movía al ritmo de la música. "Una vaina loca". Debía ser tu canción favorita para salir de fiesta porque se veía la concentración en ti. Se acaba. Sales del medio de la pista. Pides una copa. Empieza otra canción pero parece que no te gusta. Sales fuera del local y allí está él. Lo que menos deseabas en ese momento es encontrártelo y menos liándose con otra tía. Bah, te da igual. 
Sonrisa. Vuelves a entrar. La canción que no te gustaba ya acabó. Va a empezar otra. Quizás algo lenta o una marchosa. La que más desea ahora es esa que tiene una letra particular y que ahora mismo le está viniendo a la cabeza. Decía algo así como "ahora no lloro, tampoco sufro. Ya no hay llanto. Pasado Pisado" Sí, era así. Como si te hubieran leído la mente ahí está sonando esa canción. Justo en ese momento aparecen tus amigas como si ellas también hubiera leído tu mente. Te cogen y te llevan al centro de la pista. Esa no es una de las canciones que más te gusten pero es la mejor para ese preciso momento. 
Canciones que hablan del estado de ánimo de cada persona. Canciones que te recuerdan al verano. A esos amores de verano. A esas fiestas de verano. A esas tardes y noches veraniegas. A todo eso que tiene en particular la música.
La música sigue. Canción tras canción. Una a una. Tu sigues allí subida. Estás en la plataforma. Eres el centro de atención. Tu cuerpo se mueve como si estuviera programado. Como si supiera exactamente lo que viene después. 
La noche sigue para ti, para él y para esa otra. Tu eres feliz ahí, bailando y él quién sabe lo que le espera en un futuro. Tu sigues feliz. Bailando. Sonriendo. Con ellas, con las de verdad. Con ese grupo de cinco que siempre habéis estado juntas en las buenas y en las malas. 

viernes, 20 de julio de 2012

Quererte se queda corto.

Recuerdo que mi perdición siempre fue tu sonrisa. Esa sonrisa totalmente blanca. Esa sonrisa que hacía que mis problemas se esfumasen. Esa sonrisa que hacía que mi locura por ti cada día fuera mayor. Esa sonrisa que jamás se borró durante el tiempo que tuvimos aquello. 
Sé que nunca estuve a la altura de todo lo que tú me diste durante aquellos tiempos. Sé que a veces metí la pata hasta el fondo. Sé que pretendí que las cosas fueran de la forma en la que no tenían que ser. 
Lo siento. Lo siento porque en algún momento jugué contigo para tapar otras muchas cosas que rondaban mi cabeza. 
Ojalá hubiera un botón para dar marcha atrás al tiempo pero que lo que ahora siento se quedase tal y como está. Lamentable no existe nada de eso. 
Quizás es tarde para decirte que las cosas han cambiado. Que si cuando pasó todo eso yo hubiese sentido lo que ahora siento otro gallo cantaría. Quizás sea tarde para decirte que... decirte que, que QUERERTE SE QUEDA CORTO.

Allí quedó todo.

Allí quedó todo. Cada palabra. Cada recuerdo. Cada promesa. Cada sonrisa. Cada beso. Cada momento. Ahora ya no hay nada más que recuerdos. Las olas saben nuestros secretos. La arena fue victima de nuestro deseos. Las estrellas espías de nuestras miradas. El verano fruto de todo esto. 
Todo eso se acaba. Poco a poco la luz se apaga. Poco a poco todo lo que fue testigo de lo nuestro será testigo de algo diferente. Quizás discursiones, reconciliaciones... quizás de algo parecido a lo nuestro. 
¿Recuerdas la primera vez que nos vimos? Fue en el mismo sitio que nos encontramos por última vez. Tu sonreías. Parecías el lider de la pandilla. Fumabas. Malboro, para ser exactos. El sol había hecho presencia en ti. Estabas totalmente veraniego. Para mi, desde ese momento, parecías mi particuliar Mario Casas. 
Recuerdo que me miraste. Yo iba normal. Como un día cualquiera de playa. Gafas de sol. Vestido a flores, por encima de la rodilla. También sonreía. Las olas rompían en mis pies. Adele era mi sintonía. Me encantaba escuchar su CD completo mientras paseaba por la orilla del mar y las olas acariciaban poco a poco mis pies. 
Sé que nuestras miradas se cruzaron. Sé que cogimos la dirección exacta para volvernos a encontrar. 
Trenta minutos exactos fueron los necesarios para contarnos todo. Teníamos demasiads cosas en común. 
Quedamos un par de veces más. Dejamos que las cosas sucediesen como tenía que suceder. Dejamos correr el tiempo, quizás demasiado. Lo que si sé es que las estrellas, la arena, el mar, el verano, el sol... todo fue testigo de lo que el Verano nos deparó.

Ahora ya no queda nada. Millones de bonitos recuerdos. Millones de promesas que jamás serán cumplidas. Candados y llaves que no sirven para nada. Pulseras, colgantes y anillos con nuestro nombres grabados que nunca más van a ser usados. Besos robados. Vida separadas. Canciones que hablar de un "nosotros". Canciones que recuerdan algo.

sábado, 14 de julio de 2012

Someone like you. ♥

Las cosas se han complicado. Ya no es lo que era y probablemente nunca vuelva a serlo. Por un lado lo veo normal, al fin y al cabo me pasé pero, por otro... tengo yo la razón. De todas formas ya todo a igual. Por mucho que me lamente o intente rectificar lo hecho está hecho. El tiempo no se va a volver y no habrá otra oportunidad. Sé que aunque tuviera vente oportunidades más siempre cometería el mismo "error".
Sí, en el fondo sé que de errores se aprende.
No me debo preocupar aunque ya lo esté haciendo. 
En el fondo sé que no aparecerá alguien como tú; sé que nunca encontraré a alguien como él pero habrá alguna persona que me haga reír de una forma similar a la que él lo hacía.
Porque sonreiré y saldré de esta. En el fondo... la vida sigue.


viernes, 6 de julio de 2012

Cuatrocientas entradas, millones de palabras.

Y con esta son cuatrocientas las veces que escribo lo que siento.  
Quiero daros las gracias. Me habéis leído lo bueno y lo malo. Me habéis visto llorar, sonreír, cantar, desesperarme, ser feliz, estar triste, enamorarme y olvidar, volverme a enamorar, despedirme de personas demasiado importantes, volverme a enamorar y seguir estándolo. Me habéis apoyado en cada mal momento leyendo cada una de mis palabras. Me habéis hecho la persona más feliz del mundo en millones de ocasiones. 
Puede que tenga alguna que otra falta de ortografía. Puede que me falten puntos, comas o quizás me sobre alguno. Puede que viva acelerada. Seguramente tenga bastantes groserías. Quizás son despistada y un poco alocada... No sé. No soy perfecta. No pretendo serlo.
Todo lo que he hecho hasta ahora ha sido porque quiero ayudaros en lo posible. Quiero que no cometáis muchos de los fallos que cometo yo, aunque equivocarse nunca viene mal. Quiero que os apoyéis en mi, los que queráis. Cada uno de vosotros. Que os apoyéis y sigáis adelante frente a todas las adversidades que puedan venir. Que siempre voy a estar aquí.
Gracias, de nuevo. Y que sepáis que aún os quedan muchas más entradas que aguantarme. 
Un beso, y a seguir soñando.