domingo, 27 de mayo de 2012

Contigo no. Nunca lo permitiría.

Yo estuve ahí. Una vez me pasó. Sé lo que es que te hagan eso. Lo sé muy bien. Jode y no tienes ni idea de cuanto. 
Esa me la hizo una, dos, incluso tres veces pero ya. Le he perdonado demasiado. Creo que llegó el momento de tomar decisiones con más cabeza y menos corazón. 
Puede que una vez haya sido yo la culpable y otras habrá sido ella pero ya me harté. Me harté de suplicar perdones y de aguantar gilipolleces. No, ya no. Me cansé. Sé lo que se siente. Yo que tú no lo haría. No me dejaría llevar por esas "palabras" que te dice. Promesas. Muchas promesas. No las va a cumplir. Conmigo no las cumplió, contigo tampoco lo hará.
A ella ya la dejó sola. A mi también. No permitiré que contigo también lo haga. Tú no. Contigo también, no. No soportaría que te usara como nos uso a las demás. Contigo no, por favor. 
No permitiré que te haga daño, nunca.



viernes, 25 de mayo de 2012

Todavía guardo todo eso.

Quizás la haya cagado muchas veces y en muchas de esas no haya sabido como arreglarla. Puede que no haya sido la mejor amiga del mundo y tampoco me creo serlo. Puede que te haya fallado alguna vez que otra y quizás, alguna vez, haya hablado de más. Seguramente te haya dicho verdades que duelen y estoy más segura todavía que te hayan hecho demasiado daño.
Puede que ya no peguemos, que ya no seamos como antes. Puede que me digas lo que piensas y todo siga como estos últimos meses. Puede, puede, puede...
Sé que más de uno y de una se va a picar por esto. Se pondrán celosos. Hablarán demasiado y puede que incluso pongan las cosas peores de lo que ya están. Seguramente lo intenten impedir y quizás lo consigan. Quizás ambas cambiásemos demasiado en este tiempo. Quizás ya no nos las den tan fácil... pero, ¿sabes?, Yo todavía guardo todos esos secretos en el cajón. Todavía tengo esa camiseta que me regalaste por mi catorce cumpleaños, tengo guardado aquel boli con estrellitas de colorines que me regalaste por navidad hace ya dos años. Todavía está intacta la raya para el ojo que me regalaste, junto con el neceser y loss dos esmaltes, por mi quince aniversario. En mi ordenador están las copias de las fotos de tu último regalo de cumpleaños. Pero, sobre todo lo material, tengo algo mucho más especial conmigo. Sí, algo más especial todavía. Guardo cada abrazo, cada momento, cada recuerdo, cada todo... Guardo absolutamente todo dentro de mi y hoy me he dado cuenta de que todavía y pese a todo lo que haya pasado sigue ese cariño de mejor amiga.
Sé que probablemente tú todo eso ya lo hayas sacado de ti y no te juzgo, te hice demasiado.
Ahora solo espero que me sepas perdonar por todo.

Ahora solo espero que nunca olvides que te quiero, te quiero mucho barrancas.

sábado, 19 de mayo de 2012

Escribe. Sigue escribiendo tu vida. No pares.

Es tarde. Ya no tienes nada más que hacer. Ya está. Se fue. Quizás te hayas dado cuenta tarde de las cosas pero ya está. Déjalo ir. Que descanse. Su turno aquí ya pasó. Se acabó. Dile adiós. Fin. Punto y a parte.
De nada sirven ahora las lágrimas pero, aún así, déjalas caer. Que salgan ahora. Ya no hacen nada dentro de ti. Estás en todo tu derecho. Ya. Basta. Deja que se convierta en punto y a parte dentro de tu larga vida. Aún queda mucho por escribir. Has escrito otro párrafo en tu vida y no es el último, no es el fin. Para esa persona sí, ya se acabó. No dejes que para ti también se acabe.
¿Qué no puedes? ¿Quién a dicho eso? ¡Claro que puedes! Créeme que puedes. Apóyate. Sí, apóyate en todas esas personas que día a día, no por un simple comentario, si no por una mirada, una palabra... por la sinceridad te intentan hacer seguir. No pares, sigue.
Coge un lápiz y un papel. Levántate y continúa escribiendo tu historia. Todavía te queda mucho por añadir. Muchísimo. Sigue escribiendo.

Al ascenso, con alma y con esfuerzo. Siempre adelante gloria atlética del Sil.


viernes, 18 de mayo de 2012

Decisiones.

Decisiones. Maldita decisiones. Nunca pensé que tomar una fuera tan difícil. 
Seguir o quedarse. Continuar en este tren o bajarse ya. 
Dejarlo ahora sería una estupidez pero... el tiempo, eso es lo que te hace falta. Es necesario. Las cosas están costando más de lo habitual. Quieres más y no lo tienes. Te esfuerzas y últimamente no ves muchos buenos resultados. 
No es fácil y la gente lo hace más complicado todavía. ¿Cuándo coño van a entender que necesito un poquito de apoyo? Al parecer poca gente te me lo da y es necesario.
Basta ya. Si no te gusta lo que hago me da igual. ¿Qué? Ya sé que no lo hago todo lo bien que podría, ya sé que puedo hacer y créeme que lo haría si no tuviera que estar pensando las 24 horas del día en 16 asignaturas diferentes. No me da el tiempo para más. Hago lo que puedo y por no poder hacer más es por lo que tengo que tomar esa decisión. 
Continuar o no. Seguir subida o bajarse del tren.
Ya está... Sé que lo mejor para callar todas esas bocas es seguir, no rendirme. Sé que puedo. Tengo que poder. Haré un esfuerzo. Tengo que conseguirlo. Luchar es lo que ahora toca. No daré de mi para hacer más pero si para hacer lo que ahora estoy haciendo. 
Decidir no es fácil. Quizás en esas decisiones no encuentres tan rápido la mejor opción y también, puede que esta sea la que mejor se ve. Quién sabe. Lo que se ahora es que voy a seguir.


miércoles, 9 de mayo de 2012

FUCK YOU.

Odio ver como sonríes y te crees más que los demás. Así vas mal, muy mal. La vida no se basa en eso, no señor. Crea tu propia vida y deja a los demás en paz. No critiques, lo haces demasiado.
¿Sabes? El orgullo no engorda, así que trágatelo de vez en cuando. A mi no me vengas con esas, no me seas prepotente, conmigo no te funciona. De chulitos está el mundo lleno, ¿te bajas los humos, por favor? Madura, ¿me entiendes? No te pido que madures y seas una adulta, simplemente que abras los ojos y veas lo que estás haciendo. Pierdes amigos y los que te quedan y están ahí son porque son como tú o no te conocen realmente. Quizás es que das un poco de pena.
Basta ya, en serio. No pretendas que vuelva a ser como antes, no va a ser así. Vas mal conmigo, "maja".
¿Pretendes arreglarlo todo así? ¡Deja de decirle a la gente cosas para que me las digan! No metas a la gente en NUESTRAS movidas.
¡¡PARA YA!! Déjame de una vez, olvídate de que existo. Yo lo hice el primero día, prueba tú, verás que bien. Para ti, para mi y para todos.

                  -Adiós-



Arriesgas porque sabes que vas a ganarLE.

¿Qué está pasando¿ No entiendo nada.
Lo ves y sonríes.
Últimamente habláis mucho. Mas de lo normal. Piensas en él. Lo ves y te pones nerviosa. 
Cuando habláis, tonteáis. No es normal. Tu, antes, no eras así. ¿Qué te está pasando? ¿Por que ahora y así? ¿Qué estás haciendo?
Tienes miedo a que lo que estás pensando sea verdad. Otra vez no. No quieres. Es demasiado lo que ya pasaste. Ya lo viviste una vez y no te gustó. Fue difícil, duro de olvidar. Han habido muchas desilusiones. Muchas veces. Te jodió. 
Crees que este es diferente. La gente dice que es diferente. Tu no sabes nada, no entiendes nada. 
Está claro. Con él te lo pasa bien. Sonríes. Lo ves. Sientes lo que hace mucho no sentías. Ahora arriesgas porque sabes que, lo más seguro, es que vayas a ganar. 

domingo, 6 de mayo de 2012

¡Te quiero mamá!

Desde niña. Desde ese momento. Tu lo dijiste. Soy lo mejor que te ha pasado. Pese a todo.
Lo primero, lo siento. Sí, lo siento. Perdón por cada discusión, por cada bronca, por cada lágrima, por cada chillido, por las palabras que sobraban. Muchas veces la cago, la jodo pero mucho. Me perdonas y todo vuelve a ser como al principio. Sé que no lo olvidas aunque lo niegues. 
Siempre has estado ahí, siempre me haces abrir los ojos, siempre me has venido con la verdad por delante, siempre me apoyas, siempre me haces seguir, siempre esperas más de mi, siempre confías en mi, siempre me dices que no me rinda, siempre dices que puedo hacerlo, siempre sé que puedo confiar en ti.
Sé que alguna vez te fallé pero supiste entenderme.
Después de 16 años, ya sabes de sobra cada uno de mis momentos, cada cara, cada pensamiento, cada sonrisa, cada reacción, cada todo.
Mamá, si tu me das la espalda, yo estoy tan perdida. Tu eres ese hombro donde yo encuentra la calma. Solamente tú sabe cada uno de los malos momentos que hemos vivido. 
Quizás pasemos pocos momentos juntos. Quizás discutamos mucho. Quizás diga que no me entiendes. Quizás diga palabras de más. Quizás, quizás, quizás.
Gracias. Gracias por darme la vida. Gracias por estar ahí. Gracias por todo. Gracias por ayudarme a ser lo que soy. Gracias por ser como eres.
Gracias por ser mi madre.


miércoles, 2 de mayo de 2012

Para secar de lluvia el tejado.

Miras al cielo y sonríes. Te encanta cuando llueve. No sabes la razón pero te encanta. Sonríes. Sonríes. Sonríes. No sabes por qué pero sonríes. Es como esa felicidad que tenías de pequeña cuando saltabas a la comba, te comías un helado o simplemente veías tu serie favorita. Es como recordar cosas felices del pasado. Cosa que en algún momento te hicieron feliz. Cosas que simplemente te hicieron sonreír. Y ahora, sonríes. 
¿Qué más se puede pedir? Cantar bajo la lluvia. ¿Quién no ha hecho eso, al menos, una vez en su vida? ¡Vamos, no mintáis, todos los lo hemos hecho! ¿Quién no ha soñado con un beso bajo la lluvia? ¿Cuántos lo han logrado? Hay pocos que puedan decir que sí. 
¿Sabéis qué? La lluvia es mi mejor cómplice. Sabe exactamente todo. Bajo ella he hecho las mejor y mayores locuras que te puedes imaginar. Cumplir años, besar, bailar, cantar, soñar, bebes, sonreír... Se puede decir, y para resumir: que he sido feliz bajo la lluvia. Ella sabe cada uno de mis secretos. Sí, sí. La mayoría, por no decir todos.
La lluvia. Mi tesoro, feliz, sueño, sonrisa, música, baile, beso, canción, instrumento... mi mayor todo. 

martes, 1 de mayo de 2012

Felices dieciséis primaveras.

Tres, dos, uno... ¡Son las 00.00 del día 1 de mayo del 2012! Oficialmente tengo dieciséis años. Felicidad. Sonrisas. Emoción. Una lagrima que se escapa. Brindemos. Tequila y limón. Brindemos. Fiesta, mucha fiesta. Sonrisa de oreja a oreja. No es cualquier día, es mi cumpleaños. Dieciséis. Hacía mucho que no me lo pasaba tan bien. 
Vayamos a otro bar. Coronita, invito yo. Bailamos.
Un moro se nos acerca, nos ofrece una rosa, nos las regala o al menos eso creémos, nos persigue. Somos unas morosas. Da igual, estamos felices. Estamos bien. Juntas.
Siguiente bar. Otro tequila y tres copas. Bailamos, nos cansamos. La fiesta continúa, felicidad. La gente se va ya, tienen que irse para casa. Yo sigo allí, bailando. Sigo sonriendo. Esta tarde no la olvidaré. Soy feliz. Tengo, al fin, mis dieciséis añazos. Muchísimas gracias a todos.

Cristina, felices dieciséis primaveras. Para mí.