viernes, 30 de marzo de 2012

Set fire to the rain.

Hoy tengo ganas de hacer cosas imposible, de cantar sin cuerdas vocales, de seguir viva sin respirar, de llorar sin que me salgan lágrimas, tocar sin coger la flauta... Hoy tengo ganas de quererte sin conocerte, de soñarte sin cerrar los ojos, de verte sin poder ver, de estar contigo sin que estés a mi lado, de que llueve mientras hace un calor sofocante, de empezar por el final, de vivir la vida sin estar viva, de morir sin ir al cielo, de enterrar lo que ya está enterrado...
¡Tengo ganas, muchas ganas! También tengo ganas de ti, muchas ganas. No sabes cuantas.
Hay algo que siempre quise hacer, que una canción lo dice claramente, la canción es inglés. "Set fire to the rain", prender fuego a la lluvia. La lluvia, el fuego, todo unido. Algo imposible. Quiero hacerlo, quiero hacerlo. Tengo ganas de hacerlo. Prender fuego a esa lluvia, cantar bajo ella, soñar. Lo haría una y otra vez.
SET FIRE TO THE RAIN.


sábado, 24 de marzo de 2012

Quédate conmigo.

No quiero quiero preguntar a donde vamos y, mucho menos, de donde venimos. 


Solo sé que tengo el tiempo en mis manos si te quedas conmigo.

viernes, 23 de marzo de 2012

Tú + yo.

Podríamos ser todo y nada a la vez. Podríamos ser más y mejor. Podríamos ser un día cualquiera lleno de sorpresas. Podríamos ser un barco de papel que no se hunde en el mar. Podríamos ser una moneda de dos caras que siempre diga que nada va a salirnos mal. Podríamos ser verano en pleno invierno. Podriamos ser un beso de los que calan en los huesos. Podríamos ser muchas noches sin dormir. Podríamos ser un juego de uno jugado por dos. Podríamos ser miradas que se clavan. O palabras que se escriben solas en tu espalda. Podríamos ser un corazón dibujado con tu dedo en mi pecho. O una sábana blanca repleta de pétalos. Rojos, como mis labios en tu cuello. Podríamos ser norte, sur, este, y oeste. Podríamos ser cualquier cosa que sueñes conmigo. Podríamos ser caricias que recorren caminos sin ningún final. O una canción por terminar. Podríamos ser una historia de ciencia ficción, comedia, terror, amor. Podríamos ser fuego sin quemarnos. Podríamos ser silencios llenos de te quieros. Podríamos ser el mejor día de nuestra vida. Podríamos ser vértigo en lo alto de una torre eiffel o tu risa rodeandome para que desaparezca el miedo. Podríamos ser uno, y olvidarnos del dos. Podríamos hacer la guerra para después hacer el amor. Podríamos ser tantas cosas, como kilómetros tiene nuestra imaginación. Podríamos ser las ganas que nunca faltan. Podríamos ser hasta lo inimaginable.

jueves, 22 de marzo de 2012

La niña del nombre raro cumple hoy dieciséis añitos.

Lo sé, sé que me vas a matar pero me da igual. Lo quería hacer y, ¿sabes por qué? Porque quiero que el poquito mundo que quedan sin saber que eres lo mejorcito de esta vida, lo sepa.
Primero de todo, gracias. Sí, sé que muchas veces me has dicho que no te las gracias por nada porque no tengo que darlas pero creeme, me veo en la obligación de hacerlo. 
Has estado en los malísimos momentos, que han sido muchos, pero también has estado en los malos. Apoyándome en cada decisión, haciéndome ver la vida de otra forma y todo lo que tu ya sabes. Me has abierto los ojos de la mejor manera posible, fuese duro y fuese fácil. Nunca pretendiste hacerme daño con nada y no lo hiciste. Repito, millones de gracias por todo.
Casi no recuerdo cuando nos conocimos, sé que fue hace dos años o así... Este tiempo ha sido el mejor gracias a ti. 
No quiero extenderme mucho y mucho menos aburrirte.
¿Quieres saber cuántos kilómetros nos separan? 908 kilómetros pero no son impedimento para nada. He aprendido que las cosas no hay verlas para quererlas, simplemente saber de ella.
Eres de lo mejorcito que tengo, ya lo sabes.
Hoy es tu cumpleaños, tu segundo cumpleaños.
Como no me has dejado que te haga un vídeo, te recuerdo el del año pasado... que recuerdos aquellos.
Quiero que sepas que te quiero, que siempre estaré ahí para lo que necesites y muchísimas felicidades.

PD: Ya sé que la música es muy cutre DD:


Que sepas que parte de lo que soy hoy, yo te lo debo a ti.


lunes, 19 de marzo de 2012

La sonrisa es parte de mi.

Ojalá todo fuera tan fácil como la gente lo pone. Ojalá fuera cuestión de olvidar. Ojalá todo esto no hubiera pasado nunca. Ojalá, ojalá, ojalá y tanto ojalá. Estoy harta de tantos "ojalas". Lo que quiero es vivir mi vida, olvidarme de que existes o que algún día exististe. Olvidarme del olvido y volver a empezar. Sí, volver a empezar desde el principio, desde el momento en que te vi, desde el momento en que me cruce contigo en aquella calle que no recuerdo ya. Quizás lo mejor sea olvidarme de que existe el mundo y largarme de este lugar, irme lejos... muy lejos. Empezar de nuevo, conocer gente nueva pero no, se que escapar no es la solución. Debo afrontar mis problemas, resolverlos y cuando lo haga seguir, seguir adelante con mi vida, con mi vida de siempre. Huir de las cosas no sirve, no ayuda. Debería apoyarme en esa gente que nunca me falló pero tengo miedo, tengo miedo a que no me apoyen pero... se suponen que están ahí para lo bueno y para lo malo. Sí, van a ayudarme, tienen que hacerlo.
Sí, está claro, me apoyaré en ellos y saldré de esta. Como siempre lo he hecho, saldré de esto y volveré a ser la de siempre. Se acabará, algún día, eso de estar de mal humor siempre y volveré a sonreír como lo hacía antes. Necesito volver a hacerlo. Es parte de mi, de mi vida. La sonrisa es parte de mi.

domingo, 18 de marzo de 2012

Afuera llueve, dentro de mi también.

Y ahí estaba yo. Sentada en esa silla, mirando por la ventana. Llovía y no paraba. Llevaba así tres días. Nunca me había sentido tan bien. Es como si me hubiera quitado un peso de encima. 
Las cosas no había ido bien en este último mes. Habían habido demasiadas despedidas, muchas movidas, mucho estrés. No había tenido tiempo de pararme a escribir exactamente todo lo que sentía y estos segura de que ahora no lo iba a hacer. Simplemente miraba por la ventana de mi habitación y sonreía. Miraba las fotos. Recuerdos pasajeros.
Lágrima. Hacía mucho que no me caía una lágrima. No me la sequé. La deje correr por mi cara. El rímel se me correría pero no me preocupaba, necesitaba llorar. Llorar y desahogarme. Lo necesitaba con todas mis fuerzas. Repito, los últimos 30 días había sido demasiado difíciles. 
Al cabo de un tiempo ya estaba totalmente bien. Desahogarme, eso era lo que necesitaba. 
Afuera seguía lloviendo. Yo seguía contemplando como las gotas mojaban mis los cristales, como los coches ya empapados escurrían todo el agua acumulada, como la fachada de esa casa se llenaba de gotas de agua, como el viento movía las antenas, como la tormenta se acercaba, como la vida seguía...
Mi vida seguía. Yo seguiría llorando al son de las gotas de lluvia pero sabía que al día siguiente todo esto habría pasado. La vida ahora sería más buena con cada uno de los que me rodean, la inspiración volvería y lo más importante de todo, yo volvería a sonreír.



Tú eliges.

Que muchos amigos, como llegan se van. La familia se queda. Para siempre, por siempre.
Recuérdalo, la familia es lo primero. Que sí, vale. Podrás tener peleas, os enfadaréis y todo lo que tu quieras pero el cariño que os tengáis será, siempre, el más grande que haya existido.
¿Rencor? No, chiquilla. El rencor en una familia no existe.
Tu verás, tu eliges. En todo no se puede estar. Ya te he dicho todo lo que te tenía que decir, en persona y por este texto. Repito, tú eres la que eliges. Sí, dilema moral pero creo que eres lo suficientemente inteligente y madura para saber elegir lo correcto. Yo creo que ya con todo esto sabes mi opinión, de sobra. Es tu turno; elige, arriesga para ganar.


sábado, 17 de marzo de 2012

Volver a ser pequeña.

Te acuerdas y sonríes. Aquellos felices años en los que nada podía impedir que sonrieses. Nada de nada. Felicidad máxima. No había problemas que resolver. Estabas excluida de la realidad. La verdad no dolía. Las verdades no iban contigo. 
Aquellos tiempos en los que las matemáticas se basan en sumas, restas, multiplicaciones y divisiones. En los que lengua era aprender a buscar en el diccionario las palabras. En los que inglés se basaba en "Hello" y "goodbye". En los que E.F se basa en el juego libre. En los que música era aprenderse canciones. En los que plástica era aprender a dibujar una casa. En los que religión era ir a ordenadores y reírse con el profesor.
Recuerdas que cuando eras pequeña y te mandaban bajar a la planta baja y era de noche tenías miedo. Siempre corrías al subir las escaleras y mirabas hacia atrás. Aún lo haces. Aún tienes ese pequeño miedo.
Las lágrimas corren al recordar esos momentos.
Recuerdas cuando estabas en la piscina de tu tío, ese tío que hace casi un mes que se fue. Sonríes. 
Recuerdas la primera vez que montaste en tu bicicleta blanca, aquella que te habían regalado tus abuelos. Tenías miedo y tu padre te empujaba. De pronto estabas tu sola, te sostenías. Esa bicicleta se te queda pequeña. 
Todo aquello es pasado. Ahora las matemáticas son ecuaciones y sistemas. Lengua se basa en la sintaxis. Inglés se ha complicado demasiado y están las pasivas, las condicionales y todas esas. Francés es divertido. Religión pasó a la historia. 
Las cosas han cambiado. Ahora vas a cumplir dieciséis años. Has madurado y ahora tienes que resolver todos esos problemas. Ahora es cuando quieres volver a ser pequeña.


viernes, 16 de marzo de 2012

Déjame en paz de una puta vez.

No sabes nada, no tienes ni idea. Hablas y hablas. ¡Qué te calles!
Harta, harta y más que harta. Mucho de pico, mucha mierda has metido. Siempre estás igual. Cállate ya. Lárgate de mi vida. ¿Cuántas veces di la cara por ti? Muchas, muchísimas. ¿Cuántos amigos he perdido gracias a que estoy contigo? Otros tantos.
Siempre estás tú y solamente tú. Nunca tienes ni idea y siempre te en todo. Meticona. Metomentodo. Cá-lla-te YA. Olvídate de mi y sigue tu vida. con todas tus amigas. 
¡Padre de criticar de una vez! PARA YA. Que ya las perdí y ahora tengo que recuperarlas. Déjame, déjame en paz.
¿Te crees que tengo todo el tiempo de este puto mundo para ti? Te equivocas. No eres el ombligo del mundo, no señora.
Deja de juzgar tanto a la gente, preocúpate por ti misma. Menos tontería. Déjalo ya. Vete lejos de mi vida y no regreses más. Muy, muy, muy lejos. No vuelvas, no vuelvas nunca más.


jueves, 15 de marzo de 2012

Desaparecer.

"Había una tormenta y todo estaban tensos. Yo no. Yo era el único que sonreía. Cuando estás mal, cuando lo ves todo negro, cuando no tienes futuro, cuando no tienes nada que perder, cuando..., cada instaste es un peso enorme, insostenible. Y resoplas todo el tiempo. Y querrías libertarte como sea. De cualquier forma. De la más simple, de la más cobarde, sin dejar de nuevo para mañana ese pensamiento. "Ella no está". Ya no está. Y entonces, simplemente, querrías no estar tampoco tú. Desaparecer. Paf. Sin demasiados problemas, sin molestar. Simplemente... desaparecer"

Fragmento extraído del libro "Tengo ganas de ti"

sábado, 10 de marzo de 2012

Para perdonarte.


+ Júrame que NUNCA te vas a ir.
- No lo sé, todo el mundo se va en esta vida. Yo no seré la excepción.
+ Por favor. Sabes que si tu te vas yo me voy contigo.
- ¿A cuál quier sitio? Hasta te morirías si yo me muero.
+ Sí, hasta me moriría si tu no estás.

Sin ti me derrumbo.

Y ya, te ha marcado la vida para siempre. En cinco segundos. Difícil, ¿no? Pues es así. Unas pocas palabras. Imposible de creer pero así es. Te ha marcado por siempre. Acabas de conocerlo y ya no lo quieres perder NUNCA. 
¿Sabes? Se acaba de convertir en una persona que no puede faltar en tu vida. Es una de esas personas de las que cuando no están se nota, de las que las ves y sonríes, de las que están en los bueno y en los malos momentos, esas personas de verdad.
Quieres pedirle un favor, esa pequeño gran favor. No te atreves. No pasa nada, hazlo. Acércate. Bien, lo has hecho ahora, díselo. 
"Nunca me faltes porque sería capaz de subir a la torre más alta y gritar que sin ti me derrumbo"

jueves, 8 de marzo de 2012

Por mi, por ti, por ella, por nosotras, por vosotras, por ellas.


Tu punto de apoyo.

Que las caídas duele pero te hacen más fuerte. Eso he aprendido en esta puta vida. Es duro caerse pero más duro aún es levantarse y no tener donde apoyarse. 
Tendrías que agradecer a todas esas personas que han estado ahí apoyándote día a día, aunque ya no os habléis. En algún momento te ayudaron a salir de todas las movidas. Cada rayada, cada lágrimas, cada despedida... Ellos estuvieron allí. Incondicionales. Imperfectos que hacen todo perfecto.
Te apoyan, te ayudan en lo que pueden, te hacen seguir adelante.
Te caíste, pues ahora levántate, apóyate en ellos y sigue. Ya lo dicen por ahí, "derrota tras derrota así hasta la victoria" pero con ellos, con los que te han apoyado siempre. 
Y es que ellos, son tu punto de apoyo.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Rectifica.

Lo ves y sonríes. Es una cosa tonta. La sonrisa te sale así, sin más. Es un instinto. Él. Te gusta, sí, te gusta mucho. Lo quieres. Todas y cada una de las mañana. Esperas a que entre para el instituto y tu te quedas así, mirándolo. Sonríes. Tus amiga ya lo saben, se dan cuenta. Te estás enamorando. No quieres pero a la vez sí. ¿Otra vez? Sí, está vez será diferente. No llorarás, al contrario. Va a tratarte bien. Es tu turno, tu turno de ser feliz. De ser feliz, sí pero con él o quizás sin él. Que sé yo pero lo que sí sé es que esta vez serás feliz, que no volverás a cometer los errores y que puede que nunca lleguéis a estar juntos pero vas a tener la satisfacción de no haberla vuelto a cagar.