lunes, 30 de enero de 2012

Líos.

Estoy echa un lío. Que si blanco, que si negro. Amor u odio. Miedo o ansiedad. ¿Nervios? Que se yo. Ya no me entiendo ni a mi misma. Se complica. La vida se complica pero mucho, mucho. Se que me estoy equivocando de camino, o igual no. No lo sé. No lo tengo claro. Ves, no me empano de una mierda. ¿Mierda? Sí, así me siento. Tengo ganas de llorar, llorar hasta que me seque. Llorar y seguir llorando. Quiero volver a ser pequeña, volver a ser esa niña que sonreía, que nunca se rendía, que quería saber más. ¿Dónde está? Se va alejando poco a poco. No se si la espanto o es ella que ya se quiere ir. No sé, no sé, no sé. No sé nada. Ni de mi, ni de él, ni de nadie. No quiero saber nada. Nada de nada. Mi cabeza va a estallar de un momento a otro. ¿Amor, pena, odio, rencor, desilusión? ¡No tengo ni idea! Quiero acabar con esto ya. Desestresarme. Volver a mi otra vida. Volver a estar siempre feliz. Sin pintarme sonrisas. Luchando por lo que quiero y no rindiéndome tan fácilmente. Que no, que quiero seguir. Dejarme de tantas rayadas y seguir. Volver a empezar o seguir desde el momento en el que todo se jodió. 
Dejarnos de tonterías anteriores y centrarnos en el presente. Vivir la vida o, al menos, intentarlo.

domingo, 29 de enero de 2012

Derrota tras derrota, así hasta la victoria.

Que si algo he aprendido es que nunca hay que depender de alguien o algo. Que la vida no se basa en una sola cosa. Que las pequeñas hacen lo grande. Que la felicidad no depende de ello. Que sí, que puede que cuando algo te salga mal te afecte. Vale. Pero nada más, hasta ahí. Tienes que hacer ese pequeño esfuerzo para seguir. Ya lo dicen por ahí, "de los errores se aprende". Es verdad. "Derrota tras derrota, así hasta victoria". Que puedes. Que todo el mundo dice que puedes. Nunca debes tener tanto temor. Se puede controlar. Yo lo estoy logrando. ¿Qué algo sale mal? ¡No pasa nada! Estas aprendiendo. Eso a sido un error y sé, sabes, sabemos que lo puedes solucionar. Solo tienes que proponértelo. Haz un esfuerzo. Que tienes un fallo, no pares, sigue. No te rindas. No desistas. Puedes hacerlo. Si no pudieras no estarías donde estás. Tienes sueños. Este es tu sueño. Pues ya está. Lucha por él. Vas a tener que pasar por esto y por mil cosas más. Lucha. Lucha. Lucha. Nunca desistas. Puedes. Puedes. ¿Verdad que sí? Pues ya está. Esfuérzate. Que la vida no se acaba aquí, no se acaba en ese mismo instante. Que las emociones las creamos nosotros e igual que las creamos las podemos destruir. Destrúyela. Igual que la construiste, la formaste, le diste forma; descomponla. Solo tienes que proponértelo y hacerlo.

viernes, 27 de enero de 2012

Que estoy a tres metros sobre el cielo.

- ¿Qué te pasa?
+ No sé como decírtelo...
- Intenta explicármelo.
+ Es difícil pero, a ver, siéntate en el columpio.
- Ya estoy sentado, ¿ahora qué?
+ Comienza a columpiarte. Una vez que cojas impulso cierra los ojos. ¿Notas esas cosquillas en el estómago? 
- Sí, ¿por qué?
+ Porque a mi no me hace falta columpiarme para sentirlas. Es verte, oler tu perfume, oír tu nombre para sentirme así.
- Joder, no sé que decirte.
+ No digas nada. Ahora suelta una malo.
- ¿Estás loca?, ¿me quieres matar?.
+ No, confía en mi. 
- Está bien. Ya está.
+ ¿Has nota esa sensación? Tienes la impresión de que te vas a caer, se te corta el aire, se te acelera el corazón.
- Sí, cierto.
+ Pues eso es lo que siento yo cuando tu estás lejos, cuando te ves, cuando no te veo... 
Ahora deja que te impulse yo. Cuando llegues arriba abre los ojos y mira el cielo.
- Y, ¿qué sensación te da?
+ Que estoy a tres metros sobre el cielo.
Tumblr_lyd4vwegf41qaobbko1_500_large

jueves, 26 de enero de 2012

Te das cuenta de que nada volverá a ser como antes cuando de pronto sonríes delante de todos sin importarte el "qué dirán".

Pánico.

"Pánico. 
Abres la boca. La abres tanto que incluso te crujen las mandíbulas. Ordenas a los pulmones que cojan aire, ahora, necesitas aire, lo necesitas ahora. Pero tus vías respiratorias te ignoran. Se colapsan, se estrechan, se aprietan, y de repente te encuentras respirando a través de una pajita de refresco. La boca se cierra y frunces los labios, y lo único que consigues articular es un grito ahogado. Las manos se agitan y tiemblan. En algún lugar se ha roto una presa y el sudor frío te inunda, empapa tu cuerpo. Quieres gritar. Lo harías si pudieses. Pero para gritar necesitas respirar. 
Pánico."


Fragmento extraído del libro: "Cometas en el cielo"

domingo, 22 de enero de 2012

Tu sonrisa me ha contado esta historia.


Estás ligado a mi sonrisa.

Mi cuarto esta desordenado, como mi vida. Hoy es unos de estos días en los que no se qué ponerme, porque todo me sienta mal. Uno de estos días en los que no me apetecia salir, pero he salido. He salido con mi mala cara y mis complejos. Pensando que podría olvidarme de todo esto. Todo el mundo parece más feliz que yo, más seguro de si mismo, más suelto, más... simple. Pero yo, en cambio, me retuerzo en mis pensamientos, en mi malestar, en mis complejos ... Y cuando he decidido volver a mi casa para acabar esta mierda de día, empiezas a jugar conmigo, a sacarme sonrisas expontáneas a la fuerza. A hacerme olvidar mis estúpidos complejos... A decirme con miradas que no estoy sola, que tú tampoco lo estás. Porque yo te tengo a ti, porque tu me tienes a mí. De que te gusto tal y como soy. Con mi mala cara, con mis complejos, con mis tonterías. Es cuando yo verdaderamente me doy cuenta de que te necesito a mi lado, de que estás ligado a mi sonrisa.

Ahora juégasela tú a él.

Que no. Que basta ya. Basta ya de tanta tontería. No merece la pena. No. No. Punto. Se acabó. Te vaciló. Te dijo millones de mentiras. Te tragaste todo. Vale. ¿Y qué? Te has dado cuenta. Puede que no sea pronto pero puedes rectificar. Borrar. Borrar todo lo anterior. Seguir adelante. Sin él. No va a ser difícil. Créeme. Puedes hacerlo. Otra gente merece la pena, él no. A partir de ahora, de hoy, de este minuto esa persona será "innombrable". No estará nunca más en tu vida. Te la jugó. Ahora te toca jugársela a él. Hazme caso. Ahora le va a doler más a él. Sí, sí, sí. Sí puedes. PUEDES hostias. No te rindas. Caíste. Leches, levántate ya. No te rindas jamás. Tienes toda una vida por delante. Todavía eres una "cría". Somos unos "críos". No podemos malgastar nuestra juventud, nuestra vida, nuestras ilusiones, nuestra feliz ahora. Déjate de tonterías. Sécate esas lágrimas. No te maquilles si no tienes ganas pero, al menos, procura joróbarlo. Jódelo. Así de claro. Machácalo. Puede que haya sido el primero. Eso es lo peor. Perdiste a mucha gente. No les hiciste caso cuando te avisaron. No pasa nada. Estás arrepentida. Con el tiempo se darán cuenta de que el amor te cejo. Ahora preocúpate por recuperarlos. Ellos. Tus amigos te darán fuerzas para seguir. 
Te la jugo, ahora juégasela tu a él.

sábado, 21 de enero de 2012

Ellas.

Hoy he aprendido que la vida es mas bonita si la vives con amigos. Amigos de verdad. Amigos de esos en los que se puede confiar. Con los que vale la pena estar. Con los que vale la pena sonreir. Con los que día a día, pase lo que pase, hagas lo que hagas, digas lo que digas sabes que siempre van a estar a tu lado. He dicho siempre. Y, ¿sabes por qué? Porque ellos, realmente son tus amigos.


lunes, 16 de enero de 2012

No me faltes nunca.




"EL TIEMPO NO ESPERA POR NADIE... PERO CONMIGO HARÁ UNA EXCEPCIÓN" ¿Lo recuerdas?

Ellos te necesitan.

Hoy es uno de esos días en los que todo te sale mal. En los que no tienes ganas de hacer nada. De los que la vida se te viene encima. De los que ni la música te ayuda a vivir... Nada. Hoy es un día mierda. No sabes que hacer. No sabes como levantarte a ti misma el ánimo. Tienes una extraña sensación. ¿Miedo, tensión, nervios? ¿Qué carajos es? No lo sé, no lo sabes. No tienes ni idea y yo menos. Algo te ronda por la cabeza pero ni tu lo sabes. No puede seguir así. Te estás destruyendo a ti misma. Haz algo. Tienes que hacer algo. ¿Sonreir? Realmente no sabes si esa es la solucción.
Te pones música melancólica. Ahora piensas. Has llegado al punto donde sabes de sobra que es lo que te pasa. Te has dado cuenta de que los que pensaste que iban a estar ahí se han ido y ahora los echas de menos. A muchas personas les advertiste las cosas. No te hicieron caso, no es tu culpa. Tienes mucha gente a tu alrededor que te quiere. Date cuenta. No es tan difícil. ¡Despierta! No te puedes permitir este tipo de bajones y menos por estas tonterías. No te merecían. Está claro. No hay otra. Sonríe y sal a la calle. Vete a donde esas personas que de verdad te importan. Déjate de tanto moqueo por algo que está bien. Así estás bien. Ellos seguro que no te merecían. Tú necesitabas a gente que te valorara realmente. Ellos no eran. Estos otros sí. Te están esperando. Están esperando esos abrazos, esas carcajadas, esos momentos... momentos inolvidables que están en mente de todos y cada uno de tus amigos. Ellos. Sí, tus amigos. Te necesitan. Tú los necesitas a ellos. No te quedes ahí parada y salir corriendo. No pierdas más el tiempo leches. Sonríe, sonríe y deja el pasado atrás.
Porque ya lo dice la canción: "Pasado Pisado".

domingo, 15 de enero de 2012

Motivación total.

Corre, salta, chilla, rie. Es hora de que todos se entere. Que ya nada volverá a ser como antes. Ahora llega el momento de la motivación total. Música a tope. Maquillaje a más no poder. Sonrisa de oreja a oreja. Falda corta, muy corta. Camiseta transparente. Tacones de más de diez centímetros.
La vida te dió un día por culo, es hora de darle tu a ella.
Eso, así. Perfecto. Todos se quedarán flipando al verte tan guapa. Serás la reina de la fiesta. Harás cosas que jamás pensaste hacer. Llegarás al punto máximo de felicidad y de ahí no bajaras. Bailarás hasta que te duelan los pies y cuando te duelan seguirás bailando. Ya no habrán caidas. Disfrutarás verdaderamente de la vida. Dejarás todas esas lágrimas y todos esos malos royos atrás. Puede que te canses de los tacones, sí. Te pondrás convers. Cambiaras el vestido por los pantalones rotos. Segurás con las camisetas escotadas pero sin ser transparentes. Cambiaras de forma de vestir. El maquillaje será el mismo. La motivación total no se ira y las fiestas continuarán. Seguirás con la felicidad máxima. Te harás ese percing que tu madre jamás te dejó. Serás libre y feliz.
Cuando todo eso pase no te acordarás de que en algún momento las lágrimas estuvieron ahí. No te acordarás de esas personas que te hiciero daño. Te acordarás de las personas que en ese momento están contigo y estarán siempre.

Tu sonrisa me ha contado esta historia.

Nunca lo has dejado de ser.

Nieve.

Y los copos empiezan a caer. Poco a poco. Todo se empieza a poner blanco. Te pones las botas, coges el gorro y el móvil con los cascos. Pones música. Melancólica. Piensas. La nieve cae sobre ti. Vas dejando las huellas en el suelo. Sories. Has recordado algo bonito. Te paras. Estás a las afueras de la ciudad. Miras hacia las casas. Sonries. Estás pensando en él. No sabes el por qué pero estás pensando en él. Te estás enamorando. De pronto miras al cielo y empiezas a girar sobre ti misma. Pones tus brazos en cruz y sigues girando. No paras de sonreir. Lo quieres. Lo adora. Lo amas. Chíllalo. Chíllalo con todas tus fuerzas. Grita su nombre. Eres feliz. Te has vuelto a enamorar y esta vez de una de las personas más maravillosas del mundo. Estás segura, esta vez no te tratará como una mierda.
Mientras tu estás tan feliz no te das cuenta de que la noche cae y sigue nevando. No para. Ahora sí, todo está blanco y tu corazón rojo, rojo de amor.
Vuelves a casa empapada. Te hechan la bronca, te da igual. Eres feliz. Todo está saliendo bien. El amor ha vuelto a llamar a la puerta, está nevando... ¿qué más se puede pedir? Eres feliz.

sábado, 14 de enero de 2012

Arriesga.

Llevas pensando en decirle todo un montón de tiempo. Siempre que estás decidida pasa algo que lo joroba todo. La verdad. Esa verdad que llebas callando durante casi cuatro meses. Los más cortos de tu vida. Nunca fueron tan rápidos. Esos instantes junto a él. Esas hora convertidas en segundos.
La verdad. Ahora tienes miedo. Nunca te había pasado antes. Quieres decirselo pero te da miedo. Ya nunca hay impedimentos pero tienes miedo. ¿Y si la cagas? Toda esa relacción desde hace tres años se podría ir a la mierda. Sí, sería lo más provable. No quieres eso. Sería lo peor que te podía pasar pero... si no arriesgas no ganas, ¿no? No sabes que haces. Blanco o negros. Cara o cruz. Verdad o mentira. Puede que, si no se lo dices, llegue un momento en el que olvides todo pero... ¿y si siente lo mismo que tú? Es duro. Que decisión tomar...
En estos momentos es cuando te preguntas por qué la vida esta llena de estos tipos de problemas. Siempre, siempre, siempre habrá algo que te haga hecharte para atrás, de no arriesgar. Creeme, lo mejor es arriesgar. Pase lo que pase. Ya lo he dicho antes, "Si no arriesgas, no ganas"
Arriésgate. Arriésgate a una desilusión o, ¿quién sabe? Quizás a un te quiero. Piensa las palabras adecuadas y zás. Suéltalo todo. De todas formas, si sale algo mal... siempre tendrás ese apoyo de tus amigos, de tus verdaderos amigos. De esos que te quieren incondicionalmente.

viernes, 13 de enero de 2012

Actuar sin pensar.

Paso de enamorarme, prefiero vivir la vida. Paso de llorar por idiotas que no se lo merecen, prefiero reírme de ellos. Paso de preocupaciones, prefiero cerrar los ojos y dejarme llevar. Paso de ser perfecta, prefiero ser tal y como soy. No seré perfecta, mis defectos son mayores que mis virtudes. Soy tan desconfiada que he olvidado el significado de esa palabra. Es el momento de cometer errores y sonreír sin motivo alguno.

Así somos.

En el fondo, a todos nos gusta pensar que somos fuertes. Que vamos a poder con todo lo que se nos venga encima. Que pudimos con lo de ayer y podremos con lo de mañana. Pero no es verdad. Ser fuerte no consiste en ponerse una armadura ni esconderse detrás de un disfraz; ser fuerte consiste en asimilarlo. En asimilar el dolor y digerirlo. Eso se consigue con el tiempo, pero solemos ser impacientes y no nos gusta esperar. Cogemos el camino corto. Escogemos el camino de disfrazarnos de lo que no somos y disimular. Nos gusta disimular los golpes, sonreír delante del espejo y salir a la calle pisando fuerte, para que nadie note que en la realidad, que estamos rotos por dentro.

Renuévate.

Y llega un momento en el que uno se cansa de tantas cosas. Movida tras movida. Malos royos con unos y con otros. Que no, leches. Que ya no se puede con más. Te das cuenta de que muchos te defraudan y otros te las lian pardas. No te esperas muchas cosas de las que están viniendo y no tienes ni puñetera idea de que lo peor está por venir.  Tus padres te ven mal y te ayudan a sobrellevarlo aún sin saber, sin conocer el motivo de tus malos momentos. Te dicen que ellos pasaron malos instantes como tú y que los vas a superar como tantos otros. Tu no sabes de donde sacar las fuerzas. Tu vida cada vez está peor. Ya no escribes como antes, no hay gana más que de llorar. Echas de menos deahogarte y colgar todas esas que cosas que antes colgabas pero que hace tiempo que no haces. Enciendes el ordenador y lees las entradas anteriores. Todas con algo diferente pero sobre los mismo temas de siempre. Piensas que ya es hora de cambiar, de no estancarse en el mismo sitio. Es tiempo de progresar.
Piensas y piensas. Unos te han fallado, sí, pero otros están ahí y estarán por mucho tiempo más. Se acabó esos de apoyarte solamente en "él". Hay más cosas importantes. Lucha por ellas. Es lo que debes hacer.
Renuévate.

miércoles, 11 de enero de 2012

De hace mucho, mucho tiempo.

Del 2009, para ser exactos. 


Gracias.

Empiezo por un gracias. Gracias por volver a darme tu apoyo, por confíar en mi, por perdonarme... Sí, lo sé. La cagué. No tenía que haberme dejado llebar por esos comentarios. Tú no eras así, no eres así. Eras mucho mejor y en tal caso, ¡qué más me daba a mi! Lo que de verdad importaba es que ahora estabas ahí siempre. Estoy segura de que con ese "perdón" no vale. Que te tengo que demostrar día a día todo y que esta es la última. Última oportunidad. La aprovecharé, lo juro.
Sí, lo mejor será empezar desde cero y no seguir donde lo dejamos. Prometo que esta vez no te voy a fallar, que no voy a hacer las gilipolleces de antes.
Quiero que sepas que cuando tu estás mal yo lo estoy, nos llevemos o no. Que eres lo más importante, joder.
Já! ¿Te acuerdas aquella vez que me dijiste que te encantaba cuando decía "joder", "ostia", "coño" cuando me ponía sería? Eso si que fue bueno.
¿Te puedo pedir un último favor? Olvida todas las movidas que hemos tenido hasta ahora, sé que no es fácil. Empecemos desde el principio. Desde ese 10 de abril. Recuerda mi cumpleaños, esa tarde en verano, esa acampada, esos " te quieros " que no han cambiado. Recuerda siempre el lado positivo.
Ah! y por favor, recuerda SIEMPRE que voy a estar ahí pase lo que y venga lo que venga, ¿sí? Que te quiero, MEJOR AMIGA.

domingo, 8 de enero de 2012

Infancia.









Riete si quieres pero, soy feliz.

Hoy quiero dar las gracias a todas esas personas que han intentado joderme durante todo el año. Gracias a todos vosotros he conseguido hacerme más fuerte. Gracias a todas esas personas que disfrutan viendome mal me he dado cuenta de los que son los verdaderos amigos. Gracias por hacerme ver que soy mucho mejor persona que todos vosotros juntos pero, ¿sabeis qué? Que no habéis conseguido joderme ni un poquito.
Aquí estoy un día más siguiendo hacia delante con una sonrisa, sonriendo a los problemas que me dan lecciones y me hacen más fuerte para la proxima vez. Que si me caigo me levanto. Que si la vida me da palos me los quedo. Porque la vida es dura pero yo soy más.
Mírame soy feliz. Vivo la vida, disfruto cada segundo como si fuera el último, me resbala lo que piensen o digan los demás. No tengo miedo ha hacer el ridículo. No conozco la palabra vergüenza. Me gusta divertirme y hacer reir a los demás. Sonrío ante los problemas. Busco el lado positivo de las cosas. Me rio de mi misma. No soy perfecta ni pretendo serlo, simplemente soy así y me encanta.

Dulces 16, mi Henar.

Supongo que no necesitarás una gran entrada para saber lo básico, ¿no?


Pues eso, que te quiero pequeña. Y que... DULCÍSIMOS 16.


sábado, 7 de enero de 2012

Let it be.

En esta vida, tienes dos opciones. La primera, la más simple, es estancarte en el pasado y vivir frustada toda tu vida pensando en lo que deberías o no deberías haber echo, en lo que mereció la pena y lo que no. La segunda, levantarse todas las veces que te caigas, luchar aunque tengas heridas profundas que duelan en el alma, porque al fin y al cabo, el tiempo todo lo cura. Y simplemente, en ese mismo momento, delante de tus narices la vida pasa, y no, no va a esperar por ti mientras decides que es mejor. Si quedarse parada viviendo rutinariamente o apostar cuanto tienes a todo o nada, solo por ser un poquito más feliz.

♥ u.

Y ya llebo 18 días igual. Te creo ver en todos lados y en ninguno estás tú. Y es que ya no puedo más. Me duele. No sabes cuanto me duele estar lejos de ti. Que te has convertido en mi todo. Que no sé que hacer si no te tengo junto a mi los 7 días de una semana. Las 24 horas de un día. Los 30 o 31 días de cada mes. Los 365 días de el año. Que no. Que no puedo más. Que lo peor de todo es que te miro y me derrites. Que me muero por ti. Que me muero por volverte a ver. Que cuando te vea no sé lo que haré, que no sé lo que pasará. Quizás salte a tus brazos o quizás te diga todo lo que llebo sintiendo desde ese 15 de Septiembre. Que probablemente nunca pase nada pero... ¿y qué? "De ilusiones vive el tonte de los cojones", ¿no?. Pues eso. Que sueño contigo todas las noches de mi vida. No hay minuto en que no piense que puedo vivir contigo o quizás estar más tiempo a tu lado. Que te necesito aquí, a mi lado. Que eres lo mejor que he tenido en mucho tiempo. Eres ese tesoro más preciado. Que son tus ojos marrones lo que me vuelve loca, lo que más deseo ver en estos momentos. Que te veo en cualquier tío que pase por ahí pero nunca eres tú. Que eres diferente, único. Que nunca me pasó nada igual. Que deseo que llegue el Lunes solo por ti. No puedo. No puedo y sigo sin poder. Compro la ropa más bonita de toda una tienda para que tu me veas más "bonita". Que te miro y los ojos me brillan. Que sé que sospechas algo pero nunca sabrás la verdad. Que eres la persona más importante en medio de billones de personas en este mundo. Que te quiero más a nada y te necesito aquí... ¡¡Yaaaaaaaaaa!!


viernes, 6 de enero de 2012

Al infinito y más allá.

Y así eras tú. Una niña con ganas de comerse el mundo. Soñado e ilusa. Extrovertida y tímida a la vez. Eras coqueta y a la vez te encantaba ensuciarte la ropa en ese charco de agua. Adorabas esos días de verano en la playa junto a tu familia. Tantos castillos de arena. Tu medio de defensa era esa sonrisa y tus ojos siempre tenían un brillo especial. Tenías miedo a la tristeza y en eso no has cambiado. No podías estar lejos de tu familia. Tus regalos favoritos eran todos los relacionados con la música.
Creerás que te conozco bien y en eso aciertas. Puede que sea porque eres tú misma la que escribes esto, que tu mente lo redacta. Desde pequeña has tenido el mismo sueño: la música. Era llega lejos, poco a poco intentas cumplirlo. Escribías cosillas pero nunca las llevabas a ningún concurso, a ti esos rollos no te fustaban, te daban exctamente igual. Ahora sigues, no lo has dejado. Simplemente por diversión, no quieres llegar lejos con esto. Tampoco eres tan buena.
¿Sabes? De pequeña, cuando ibas a la playa de Asturias solías subirte a la silla vacía del socorristas y gritabas "¡Al infinito y más allá!".

6 de Enero.

Creo que la última vez que me levanté de la cama y me encontré con mis regalos debajo del árbol fue con... 7 años. Pensé que nunca más iba a amanecer, levantarme y volver a ver mi pasillo así. Eran las 12 y la noche había sido larga, había sido una de las mejores. Me levanté tan "pronto" porque había comida familiar y tenía que prepararme. Pasé por en frente del árbol y ni siquiera lo miré, fuí al baño y al salir, volví a hacer el mismo recorrido pero esta vez hacia la cocina. Cogí un vaso de café y un churro de los que había sobrado de la noche. Cogí dirección hacia el cuarto de estar y mi mirada, por una extraña razón se fue al árbol. Mis ojos empezaron a brillar, las lágrimas se fueron acumulando y empezaron a caer. Ahí estaba yo, en el suelo, chillando como cuando era una cría, arrodillada y con una sonrisa de oreja a oreja.
Sí, tengo 15 años pero... ¿y qué? A todos nos hace ilusión eso de levantarnos y mirar al árbol y día de Reyes y encontrar todo lleno de regalos.
Para mi los Reyes si existen y no son tres precisamente. Son ellos, mis padres, mis abuelos, mi bisabuela... las personas que más quiero en esta vida. Ellos lo sabían, sabían que para mi hacía mucho tiempo que no era Navidad simplemente por el simple echo de ese detallito debajo del árbol. No pido que sea gran cosa. Simplemente ese detallito. ¡Qué se yo! Y es que, ¿cómo no me di cuenta antes? Me lo tenía todo preparado. No me di cuenta de nada. Todos los regalos que antes me dieron me los quitaron a escondidas y añadieron cosinas. Mi BlackBerry y el dinero, me lo quitaron y lo envolvieron todo cuidadosamente. Añadieron ropa interior y cositas para el conservatorio (atril nuevo, cuadernos de pentagramas y tal).
No os imaginais la alegría que me dio volver a recordar esa infancia de pastorcita con el colégio, esa sonrisa infantil, esos ojos iluminados... Fue todo tan bonito.

jueves, 5 de enero de 2012

Hoy vienen los Reyes.

¿Imposible?

Cada día me pregunto si es verdad que hay algunas cosas imposibles en la vida, y si ese dicho es real, ese de: "Nada es imposible". Quizá yo haya encontrado la excepción que confirma la regla, o quizá no.
Probablemente no esté preparada aún para recibir un "es imposible, no lo vas a conseguir", o puede que me equivoque.
Si digo la verdad, aún no estoy segura de haber encontrado sentido a las cosas que hago.
Me enamoro de alguien que es mayor que yo, mucho mayor que yo. Pienso que es imposible, pero algo dentro de mí me dice lo contrario. Puede que el tiempo lo decida y lo ponga todo en su lugar.
Aún así me sigo preguntando lo mismo. ¿Hay cosas imposibles, o es verdad que todo lo podemos conseguir?

Lucha por él.

Aún no me lo puedo creer, es imposible. ¿Cómo sucedió? ¿Cómo me pude enamorar de él? Ese tío inmaduro que solo sabía decir gilipolleces. ¿Sería esa inmadurez o quizás que sabía de sobra que no era como aparentaba? Detrás de ese chico matón, con esos pantalones "cagaos", esas camisetas de rockers y ese olor peculiar. Buah, sinceramente... ¡no sé como lo hizo pero logró que me olvidara de todo lo anterior! Ahora solo estaba él. No había nadie más. Estaba claro, me había enamorado del "chicos difícil" de mi pueblo. No sé lo que iba a pasar de ahora en adelante pero, lo que tenía claro, esque iba a luchar.
Con el tiempo aprendí que si quieres algo tienes que luchar por ello, por muy dificil que fuera. Si te quedas con los brazos cruzados esperando a que pase lo que igual no iba a pasar de otra forma nunca lograrás lo que quieres. Sí, lo sé. Se que lo que he dicho es un poco "enrevesado" pero, creo que eres lo suficientemente inteligente como para entenderlo. Estoy segura que tu madre, para estar ahora con tu padre se lo tubo que currar, lo tubo que conquistar o en viceversa. Tus abuelos no están porque sí, sino porque están enamorados. Uno de los dos lucho por el otro y lo logro. Haz tu lo mismo. Son adorables. Te encantaría tener una pareja tan adorable con tus dos abuelos. Sí, discuten de vez en cuando pero en eso se basan los amores. Siempre habrá una discursión.
En fin... El caso es que yo voy a luchar por la persona que quiero y todo por la quiero y la quiero para mi. No dejes que "otra chica" se quede con ese niño que te trae de cabeza. Lucha por él, hazme caso.

miércoles, 4 de enero de 2012

Hoy he tirado para adelante.

He sonreído para hacer creer que soy feliz. He llorado hasta el punto de quedarme sin lágrimas. He perdonado cosas imperdonables. He jodido a mucha gente. He olvidado cosas inolvidables. He reído hasta que mi sonrisa no podía abrirse más. He perdido cosas que marcaban mi vida. He roto el corazón pero también me lo han roto a mí. He hablado por las espaldas como mucha gente. Me he comportado como una puta niñata por no tener lo que quiero. He echo cosas increíbles para hacer creer que soy fuerte. Me he tragado mi orgullo por no hacer daño a nadie. Y lo más importante, hoy he sido capaz de levantarme, mirar al frente y seguir adelante.

Es exactamente tu marca de heroína.

Se empieza como una simple tontería, os conocéis por casualidad, solo le ves 5 minutos al día. No das importancia a lo que te dice la gente que ha estado en tu situación... Poco a poco esos 5 minutos se convierten en 10, en 15, en 20.. Empieza a formar parte de tu vida. Tus amigos te animan a seguir así, te ven feliz. Te sientes realizada, completa ahora que lo tienes. Mejor de lo que podías haber estado. La familia no aprueba lo que haces. Empieza a ser imprescindible. No puedes vivir si no lo tienes, necesitas seguir y seguir... Cada vez más. Y cuando ves pasar el tiempo empiezas a darte cuenta de todo lo que ha estado haciendo sobre ti, empiezas a ver las consecuencias de tus actos, de cada uno de esos minutos..
¿De qué estoy hablando? ¿De la droga o del amor? Dímelo, niégamelo, atrévete a decirme que esa persona no es exactamente tu marca de heroína.

Empecemos de cero.

Hoy amaneció sonriente, las dudas hoy son certezas, las cicatrices se han convertido en sonrisas. Todavía no se sabe para donde dirigirá los próximos pasos ni tampoco como estibara su propia carga pero son pasos que no me quiero perder, un camino donde exploro cada detalle, exploro sonrisas, tristezas, ingenuidad, perversidad, duelos, alegrias, amor, confianza, sensaciones.. que se repiten de diferente forma, emprendiendo batallas, emprendiendo destinos.

Olvidar y volver a empezar.

Y llega un momento en el que te hartas, te hartas de todo tu orgullo, te artas de ella, de su puto egoismo, de siempre la misma historia, de tantas movidas, de tantas mentiras, de estar un día bien y dos mal. No y no. Se acabó. Ahora sí. Puede que vuelvas diciendo que cambiaste o puede que estas ahí sin que yo me lo espere, que intentes ayudarme en un mal momento o todo lo que quieras para que volvamos a ser lo que un día eramos pero no. El vaso se estaba llenando y llegó un momento en el que se colmó. 
Que sí, que puede que hayamos pasado los mejores momentos de nuestras vidas juntas, que puede que hubieramos sido las "mejores amigas" por decirlo de alguna forma pero, se supone, que las amigas saben perdonarse y que son bastante iguales pero, nosotras, eramos demasiado diferente. Siempre fuiste demasiado egoista y orgullosa. Yo era sencilla y me tragaba en todo momento mi orgullo. Que ya bastante me he humillado para volvernos a llebar. Ahora se acabó. Puede que algún día olvidemos esto y seamos de nuevo amigas pero nada más. Ya basta. Se acabaron las discursiones. Creo que me toca vivir. Y sí, puede que yo hiciera mal haciendo lo que hice pero me merecía una explicación porque, en estos momentos de mi vida, he aprendido que ya no se puede confiar ni en nuestra propia sobra. Llegó el momento de empezar de nuevo. De olvidar y volver a empezar. 


martes, 3 de enero de 2012

I used to be your best friend.

Hoy es una de esos días en los que llorar es lo primero que se te pasa por la cabeza. En los que piensas que tu vida es una mierda. Que luchar no sirve para nada. Que esa era la persona más importante que tenías, que nadie será como ella y que la has perdido por tu culpa. De esos días en los que solo escuchas baladas y cosas por el estilo. De los que ni la flauta te sube el ánimo. De esos días perros, se podría decir.
Gracias a dios siempre hay una persona que te hace abrir los ojos, que te dice que no era lo principal en esta vida, que tienes que tirar para adelante.
Será duro pero lo lograrás. Olvidarás que esa persona fue tan importante para ti y dejarás de llorar por haberla perdido. No fue como una hermana pero si fue tu mejor amiga.
Con el tiempo aprenderás que muchas personas igual que vienen se van y que nada es para siempre. Todas esas promesas se derrumban, todos esos sueños por cumplir pero, llegará un momento en el que darás cuenta de que vendrán otros muchísimo mejores.